Por: Álvaro Murillo 25 enero, 2015

En su primer acto público desde que regresó al país, el presidente Luis Guillermo Solís se manifestó en contra de que los diputados envíen al Ministerio Público el caso de la reunión controversial que tuvieron la procuradora Ana Lorena Brenes y el ahora ex viceministro de la Presidencia Daniel Soley.

Después de dedicar su sábado a ponerse al tanto de los relatos contradictorios de Brenes con Soley y el ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, Solís dijo ver que “no hay información realmente nueva” y expresó su voluntad de que no sea necesario judicializar el caso enviándolo al Ministerio Público.

“Espero no sea necesario. Mi opinión es que esto debe tratarse donde se debe tratar y con tranquilidad. No debe sobrecargarse a las instituciones”, contestó ante la pregunta sobre trasladar el caso al Ministerio Público para que investigue si se cometieron delitos, como pidió el propio Soley en su comparecencia.

Luis Guillermo Solís hizo un llamado a la calma durante el acto de presentación de nuevas unidades del Cuerpo de Bomberos.
Luis Guillermo Solís hizo un llamado a la calma durante el acto de presentación de nuevas unidades del Cuerpo de Bomberos.

Solís hizo un llamado a la calma durante el acto de presentación de nuevas unidades del Cuerpo de Bomberos, esta mañana en la plaza de la Democracia, en San José.

Agregó que esperará el informe de los diputados que escucharon las comparecencias sobre el la reunión en la cual Soley mencionó a la procuradora la posibilidad de que ella asuma un cargo de embajadora. Brenes inclusó aseguró que él le mencionó cinco opciones, pero este sostuvo que ella miente.

Solís también se manifestó en contra de la salida del ministros Melvin Jiménez, como han solicitado diputados opositores, analistas y antecesores de este. De igual manera, negó que Brenes deba dejar su cargo antes de que acabe su período (mayo 2016), como planteó el jueves el diputado oficialista Víctor Morales Zapata.