Presidente dice que sería 'inútil' ingresar en este momento a ese bloque compuesto por Chile, Colombia, México y Perú

Por: Natasha Cambronero 2 mayo, 2016
Pantalla completa Reproducir
1 de 7

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, dijo este martes que su Gobierno no decidirá sobre la conveniencia de que Costa Rica forme parte de la Alianza del Pacífico, mientras no se resuelva la situación fiscal del país.

En su discurso de rendición de cuentas ante la Asamblea Legislativa, Solís aseguró que sería "inútil" y peligroso para los empresarios costarricenses ingresar, en este momento, a ese grupo regional compuesto por México, Perú, Colombia y Chile, que busca la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas.

"Pese a la urgencia de resolver en definitiva esta cuestión, debo señalar con toda franqueza que mientras Costa Rica no haya resuelto lo relativo al Plan Fiscal, cualquier decisión en torno a la Alianza del Pacífico resulta inútil. Nuestro país no podría navegar con éxito en esas aguas sin contar con la fortaleza tributaria y competitiva requeridas para garantizar la supervivencia de muchas de nuestras empresas", expresó el mandatario.

Oposición. Solís también dijo que se requiere de un debate amplio, antes de tomar una decisión, pues la agroindustria y el sector manufacturero han mostrado recelo ante la idea de ingresar a ese foro, ya que creen que competirán en desventaja con sus pares de México, Colombia, Chile y Perú.

El formar parte de la Alianza del Pacífico conlleva la caída paulatina de las barreras arancelarias, así como un proceso de integración regional donde los habitantes e inversionistas transiten con libertad.

"El debate no ha sido ni será apacible, pero resultará importante acometerlo con amplitud y colocando sobre la mesa todos los elementos de juicio disponibles para aclarar en todos los extremos —algo que no se hizo durante las discusiones sobre el TLC (Tratado de Libre Comercio) entre los EE. UU. (Estados Unidos), Centroamérica y la República Dominicana—, los impactos positivos y negativos, reales y potenciales, del instrumento en la economía nacional", agregó el gobernante.

Postergación. Durante el gobierno de Laura Chinchilla el país mostró su interés de ingresar a este foro. Incluso el 10 de febrero del 2014, pocos días antes de ceder el poder el poder, la ahora exmandataria firmó una declaración que confirmaba el interés de incorporarse al bloque.

Sin embargo, Solís no acuerpó tal interés y en reiteradas ocasiones ha postergado la decisión, alegando que se requerían una serie de estudios.

En ese sentido, para determinar el costo-beneficio de que el país pase a ser socio o se mantenga como Estado observador de la Alianza, se analizaron sendos informes preparados por la Comisión Económica para América Latina (Cepal) y la Fundación Konrad Adenauer.

Incluso, la fundación Konrad Adenauer recomendó el ingreso de Costa Rica a ese bloque, bajo la conclusión de que con una integración “profunda” a la Alianza, el ingreso real per cápita de Costa Rica subiría un 0,81%, mientras que la apertura comercial se ampliaría en un 1 punto porcentual.