Cita bilateral ayer sirvió para abordar tema impulsado por Pérez desde el 2012

Por: Aarón Sequeira 7 junio, 2014
El presidente guatemalteco Otto Pérez se reunió ayer con Luis Guillermo Solís. Es la primer visita de un jefe de Estado a este Gobierno. | ALBERT MARÍN.
El presidente guatemalteco Otto Pérez se reunió ayer con Luis Guillermo Solís. Es la primer visita de un jefe de Estado a este Gobierno. | ALBERT MARÍN.

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, dijo ayer que avala la discusión sobre la legalización de las drogas en la región centroamericana, pero no en el país.

Así lo expresó en una conferencia de prensa junto a su homólogo de Guatemala, Otto Pérez Molina tras finalizar una reunión bilateral en Casa Presidencial.

“En Costa Rica ese es un debate pendiente, que estamos dispuestos a promover, pero no es algo que constituya una decisión tomada. La legalización no es un tema que podamos resolver en este momento”, explicó Solís.

No obstante, aseguró que su Gobierno está a favor de continuar esta discusión “en todos los ámbitos posibles, porque hay necesidad de plantearse opciones disponibles” para enfrentar los problemas que genera el tráfico de drogas.

La idea es impulsada por Pérez, quien en febrero del 2012 le propuso a todos los mandatarios centroamericanos despenalizar, de forma regulada, el consumo de estupefacientes para reducir la violencia que azota la región.

A pesar de la posición de Solís, el presidente guatemalteco afirmó que considera a Costa Rica como el principal aliado y socio estratégico para la promoción de su plan, al tratarse de un Estado progresista en la prevención y lucha contra el narco y el crimen organizado.

Pérez reconoció que su propuesta aún depende de los resultados de estudios que realiza una comisión de su gabinete, los cuales serían presentados en octubre.

Para dar más detalles sobre esta iniciativa guatemalteca, en los próximos meses llegaría al país el canciller de esa nación, Luis Fernando Carrera, adelantó Solís.

El discurso sobre la legalización de drogas, particularmente de la marihuana, ha tomado fuerza en Estados Unidos y en Uruguay, donde fue aprobada una ley para su producción y venta.

Más comercio. El encuentro bilateral tuvo como prioridad la búsqueda de mecanismos para aumentar el comercio entre Costa Rica y Guatemala, lo que además serviría para un mejor aprovechamiento del mercado común centroamericano.

Sin embargo, durante la reunión no se definieron acciones concretas en temas arancelarios ni sobre sectores específicos de interés.

Sobre otros asuntos, Pérez alabó las conversaciones entre ticos y panameños para mejorar su experiencia aduanera, como un ejemplo a aplicar en el resto de la región.

Solís, en tanto, anunció que las conversaciones bilaterales buscarán articular la política exterior desde un marco de integración de los seis países, para dar fuerza a Centroamérica como un “actor político de primer orden”.

Tras un encuentro que se extendió por hora y media, los gobernantes almorzaron juntos y luego Pérez dejó el país pasadas las 3 p. m. Antes decidieron fijar una nueva cita para dentro de dos meses.