Mandatario quiere establecer un plan de cooperación en salud y educación

Por: Aarón Sequeira 31 octubre, 2015
Raúl Castro llegó a Costa Rica, en enero del 2015, para la cumbre de presidentes y jefes de Estado de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), en San José. | ALBERT MARÍN.
Raúl Castro llegó a Costa Rica, en enero del 2015, para la cumbre de presidentes y jefes de Estado de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), en San José. | ALBERT MARÍN.

El aire decembrino llevará al presidente de la República, Luis Guillermo Solís, a la mayor de las Antillas, para reunirse con el mandatario cubano, Raúl Castro, en busca de abrir esa isla a la inversión costarricense.

Solís confirmó, este viernes, que el viaje oficial está previsto para el martes 15 y miércoles 16 de diciembre, en la primera visita de Estado de un mandatario tico a esa nación desde la ruptura de relaciones en 1962.

Antes de Solís, Laura Chinchilla estuvo en Cuba en enero del 2014, para recibir de manos de Castro la presidencia temporal de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), pero no se trató de una visita bilateral.

Solís recordó que antes de la segunda administración de Óscar Arias (2006-2010), había una oficina de intereses que se convirtió con el liberacionista en consulado general y luego en embajada, la cual ayudó a definir, con Chinchilla, un acuerdo marco de cooperación.

“Costa Rica tiene que entender mejor cómo funciona Cuba en el Caribe, es un factor que va a tener un desarrollo muy significativo en el área”, explicó.

Solís comentó que la visita oficial de Estado no se centrará únicamente en la reunión bilateral con el presidente cubano, Raúl Castro, sino que va más allá de un diálogo entre los dos.

“Es una visita de Estado entre dos naciones, que desde 1990 vienen mejorando sus vínculos. Lo que vamos a hacer a mediados de diciembre es llegar a un punto más de ese recorrido; no es el punto final, cada momento ha sido importante en ese proceso”, enfatizó el mandatario.

Normalización. Solís enmarca su visita cubana en el momento de normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, por lo que resaltó que viene un proceso particular de esa nación en el contexto caribeño.

La siguiente etapa, según la opinión de Solís, es llevar a esa isla a empresarios costarricenses que puedan estar interesados en invertir en algunos campos, además de intercambiar experiencias en varias materias, como salud y deportes.

“Hay otras en las que vamos a competir, como turismo y educación”, explicó Solís.

El presidente agregó que hay por lo menos tres temas importantes de la agenda económica; uno de ellos se refiere a las exportaciones del país, por lo que Cuba va a jugar un papel muy activo en las relaciones bilaterales.

Más allá de lo diplomático, Luis Guillermo Solís pretende entrarles a las discusiones sobre temas productivos con Raúl Castro, según enfatizó.

Costa Rica rompió relaciones diplomáticas con Cuba en 1962, durante el gobierno de Mario Echandi, el cual envió como emisario ante Fidel Castro al expresidente José Figueres Ferrer.

La renovación de amistad se dio en marzo del 2009, durante el segundo mandato de Arias y, desde entonces, las relaciones han mejorado.