Por: Mercedes Agüero, Luis Miguel Herrera C. 2 diciembre, 2013

La pérdida de apoyo al candidado liberacionista, Johnny Araya Monge, es una manifestación del “enorme descontento” por los rumbos que tomó el Partido Liberación Nacional (PLN).

Así lo expresó ayer el expresidente de la República, Luis Alberto Monge, quien participó de un mitin de Araya con educadores, en el centro de eventos Pedregal en San Antonio de Belén.

“Hay un inmenso descontento por los rumbos que tomó Liberación. Se apartó de los verdaderos ideales de Liberación Nacional, creció la brecha social y tenemos un millón de pobres en nuestro país”, reclamó el expresidente.

El expresidente Luis Alberto Monge, recibió una botella de agua del candidato a la primera vicepresidencia del PLN, Jorge Patoni. | MARIO ROJAS.
El expresidente Luis Alberto Monge, recibió una botella de agua del candidato a la primera vicepresidencia del PLN, Jorge Patoni. | MARIO ROJAS.

Monge también responsabilizó al actual Gobierno y a la administración de Óscar Arias Sánchez (2006-2010) de la factura que se le está pasando a Araya.

“Eso (fallas de esta administración) y también las ‘cosas’ de Arias, pesan en contra de la candidatura de Johnny”, dijo el expresidente, sin precisar cuáles.

La encuesta de Unimer para La Nación divulgada ayer, evidencia que la percepción negativa sobre la labor presidencial impacta el apoyo al aspirante liberacionista.

Entre quienes califican de mala o muy mala la labor de Laura Chinchilla , solo un 10% se muestra dispuesto a apoyar a Araya.

Precisamente, ayer el Gobierno reaccionó a esos datos y protestó porque se le quiere enredar en asuntos electorales. “Es injusto que nos involucren en el juego de la campaña”, indicó el ministro de Comunicación, Carlos Roverssi.

El principal vocero de Zapote, dijo que no podía referirse expresamente a la campaña, pues al ser parte del Gobierno de turno tiene prohibición.

“Quienes tienen que analizar eso son los miembros de campaña del Partido, nosotros, no”, recalcó.

De acuerdo con Roverssi, los índices del país están bien. “Y, además, el recibimiento de la presidenta en cada una de las comunidades es muy bueno”, dijo.

El apoyo electoral al aspirante liberacionista cayó del 38% al 19% en solo dos meses. Mientras, José María Villalta de Frente Amplio, pasó del 10% al 22%.

Extraño. Para el expresidente Monge, tener un candidato de izquierda ligeramente arriba en las encuestas y, en el otro extremo, a un libertario metido en la lucha, no parece una fotografía real de Costa Rica.

“La verdad es que el pueblo como tal le tiene horror al extremismo y, particularmente, al extremismo de izquierda por lo que ya pasó en el 48”, manifestó.

Lo de hoy, explicó el exgobernante, no es el comunismo tradicional, sino un movimiento político antidemocrático que nació con Hugo Chavez en Venezuela.

“Aquí lo que está habiendo es una participación muy activa de Venezuela y en el otro extremo (el de los libertarios) del Tea Party de los Estados Unidos (este es un movimiento ultraconservador dentro del Partido Republicano que defiende valores tradicionales y una muy mínima participación del Estado)”, sostuvo Monge.