Por: Aarón Sequeira 27 diciembre, 2015

La presidenta del Partido Acción Ciudadana (PAC), Margarita Bolaños, y el líder del Frente Amplio (FA), José María Villalta, prefieren ser cautelosos al opinar sobre los hechos políticos recientes en Venezuela.

José María Villalta, excandidato del Frente Amplio. | LUIS NAVARRO
José María Villalta, excandidato del Frente Amplio. | LUIS NAVARRO

Ambos hablaron a título personal y, en el caso de Bolaños, insistió en que el partido de gobierno no ha tomado una posición ni ha discutido el tema, aunque otras agrupaciones ya se hayan pronunciado.

En Caracas, la Asamblea Nacional actual, controlada por el chavismo, se apuró a nombrar este mes a 13 magistrados del Tribunal Supremo en periodo extraordinario, en vez de esperar a que entren los nuevos legisladores, en su mayoría de oposición, el 5 de enero.

Además, sectores afines al gobierno de Nicolás Maduro presentaron un recurso contencioso electoral contra la elección de 22 diputados opositores electos en los comicios del 6 de diciembre.

Según la Mesa de Unidad Democrática (MUD), estas acciones pretenden blindar a la administración de Maduro ante el ingreso de un parlamento contrario.

Villalta dijo que no conoce en detalle lo que acontece en Venezuela. Mencionó, eso sí, que los resultados de las elecciones obligan a un mayor diálogo.

“Veo con preocupación que hay un clima de creciente polemización. Hay un país dividido. Desde fuera, lo que uno desea es que se abran canales de diálogo entre las fuerzas en disputa”, dijo.

En cuanto al nombramiento de magistrados, adujo que este debería responder a una votación multipartidista, buscando consenso y sin que uno o dos partidos acaparen las designaciones. “He cuestionado cuando eso lo hacen aquí el PLN y el PUSC”, alegó.

La presidenta del PAC declaró que en Venezuela seguramente cada fuerza política tiene sus respectivas estrategias e insistió en que, como PAC, no hay posición.

Con la oposición. En tanto, voceros de los partidos Liberación Nacional (PLN) y Unidad Social Cristiana (PUSC) apoyan las preocupaciones de la MUD, y aseguran que las acciones del gobierno de Maduro buscan socavar el resultado electoral.

Para Antonio Álvarez Desanti, del PLN, el Gobierno venezolano recurre a maniobras ilegales y sus “manifestaciones antidemocráticas” deben ser censuradas por todos los latinoamericanos.

El presidente de la Asamblea Legislativa, el socialcristiano Rafael Ortiz, ve los hechos como actos de desesperación de una dictadura que comienza a desmoronarse y reparte lo que pueda.

“Tal vez se dé un paso atrás, pero eso solo vendrá a generar que, si tenían algo de credibilidad, con esto la están empañando y van a perder ese poquito que tenían. Numéricamente, se nota que son minoría, que la gente no cree en ellos y van a fortalecer más a la oposición”, dijo Ortiz.

Respecto al “parlamento comunal nacional” instalado por Diosdado Cabello, el presidente del Congreso venezolano, Álvarez Desanti opinó que es una usurpación de las funciones del congreso constitucional.