Por atrasos en el pago de cuotas obrero patronales y obligaciones de la Ley de Protección al Trabajador

 18 julio, 2014

Los partidos Movimiento Libertario y Unidad Social Cristiana (PUSC), le adeudan a la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), ¢37,6 millones en cuotas obrero patronales y obligaciones de la Ley de Protección al Trabajador.

El Movimiento Libertario, que impulsó la candidatura presidencial de Otto Guevara, es uno de los partidos más endeudados tras la campaña política pasada. La fuerza anunció que buscará renegociar el pago del fideicomiso que usaron para financiar sus gastos.
El Movimiento Libertario, que impulsó la candidatura presidencial de Otto Guevara, es uno de los partidos más endeudados tras la campaña política pasada. La fuerza anunció que buscará renegociar el pago del fideicomiso que usaron para financiar sus gastos.

La deuda de los libertarios asciende a ¢20,3 millones, aunque la Caja solicitó este jueves al Tribunal Supremo de Eleccciones (TSE), retener ¢19,9 millones de la deuda política que eventualmente recibirá la agrupación de las pasadas elecciones.

El tesorero rojiblanco, Carlos Herrera, asegura que su partido carece de los recursos para saldar esa deuda, debido a la "debacle" en los comicios pasados.

Agregó que negocian un arreglo de pago con la CCSS, pero dependen de donaciones, que en este momento parecen difíciles de recaudar porque no hay proceso electoral a la víspera.

"Hemos intentado realizar un evento para recolectar fondos, pero no hemos podido, no tenemos efectivo en la caja chica para organizarlo, aunque hay que aclarar que el partido va a honrar las deudas que tiene", explicó Herrera.

El Movimiento Libertario teminó la campaña electoral con un hueco en sus finanzas debido a que sólo tuvo derecho a cobrar ¢1.829 millones del aporte estatal y sólo con el banco Lafise tiene una deuda de ¢2.500 millones

La diferencia negativa de ¢671 millones, sería todavía mayor porque a la deuda política, se le deben descontar ¢155 millones que el TSE adelantó al partido y unos ¢55 millones que, por su propio estatuto, la agrupación debe guardar para organización y capacitación.

El déficit, entonces, sería de más de ¢881 millones, sin contar ¢100 millones que la agrupación vendió en bonos de deuda política para obtener efectivo y que no tendrán valor alguno.

"Cuando colocamos los bonos advertimos que el riesgo era muy alto y aún así, las personas se arriesgaron a invertir, ese dinero no se podrá pagar", dijo Herrera.

Por su parte, la morosidad del PUSC es de ¢17,3 millones, principalmente de deudas que la agrupación viene arrastrando desde noviembre del 2006 y que no se han podido liquidar porque los fondos están retenidos por un tribunal.

De acuerdo con el secretario General socialcristiano, Rodolfo Piza, el monto depositado en los juzgados es superior a lo que se adeuda.

"Seguiremos apareciendo como morosos, pero el dinero está depositado a nombre de la Caja desde hace meses, no podemos hacer nada hasta que no se haga la liquidación correspondiente", manifestó el excandidato presidencial del PUSC.

El jefe de Cobros de la Caja, Luis Diego Calderón, confirmó la versión de Piza y agregó que la deuda de los socialcristianos -que era superior a los ¢100 millones-, se canceló en su mayoría con la contribución estatal de las elecciones de 2010.

La situación financiera del PUSC es buena, incluso sólo cobraron el 85% de los ¢1.521 millones que tenían derecho de la deuda política.