Iniciativa crearía una oficina nacional de movilidad colaborativa adscrita al Ministerio de Economía

Por: Diego Bosque 14 abril, 2016
El diputado Franklin Corella, quien aspiró sin éxito a la jefatura del PAC ayer, llegó a la Casa Presidencial a las 7:30 p.m. para escuchar lo que el presidente Luis Guillermo Solís tiene que decir sobre la elección del Directorio del 1.º de mayo.
El diputado Franklin Corella, quien aspiró sin éxito a la jefatura del PAC ayer, llegó a la Casa Presidencial a las 7:30 p.m. para escuchar lo que el presidente Luis Guillermo Solís tiene que decir sobre la elección del Directorio del 1.º de mayo.

El diputado del Partido Acción Ciudadana (PAC), Franklin Corella, negó que su propuesta de ley sobre movilidad colaborativa sea un intento por legalizar el servicio de Uber en Costa Rica.

El legislador afirmó en un foro sobre el tema que su iniciativa va más allá de establecer regulaciones para la empresa de transporte privado.

"Este es un intento por tener una discusión sana sobre la problemática de transporte, Uber y cualquier otra empresa, que podría ampararse a esa regulación", dijo Corella.

El proyecto del congresista propone un impuesto del 5% sobre todos los viajes realizados a través de plataformas tecnológicas y la creación de una oficina de movilidad colaborativa en el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC).

Esta dependencia tendría a su cargo el registro de choferes, inscripción de carros y administración del canon, entre otras cosas.

Corella reconoció que aún no se solicitado el criterio del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), ni tampoco al Consejo de Transporte Público (CTP) sobre este asunto.

Uber es una plataforma que permite a las personas llamar un vehículo a través de su teléfono celular, a cambio de un pago establecido por la propia compañía.

Cuestionamientos. Andrea Sangil, del Centro para la Sostenibilidad Urbana, criticó que el proyecto se centre en el uso de vehículos automotores y excluya esquemas de transporte como bicicletas.

"Me parece que eso es más papeleo y crear más aparatos burocráticos", Andrea Sangil, del Centro para la Sostenibilidad Urbana.

"Un detalle que limita el proyecto es que se habla, en todo momento, de choferes. Hay tipos de movilidad colaborativa donde no se necesitan choferes porque el chofer soy yo", expresó Sangil.

Otra de las críticas gira en la creación de una oficina de movilidad colaborativa.

"Me parece que eso es más papeleo y crear más aparatos burocráticos", concluyó.