Por: Mercedes Agüero 25 enero, 2014

La presidenta Laura Chinchilla aumentará, en las próximas semanas, las visitas a las comunidades para inaugurar obras e inspeccionar proyectos que están en marcha.

En vista de la veda electoral, que le prohíbe al Gobierno pagar para divulgar sus logros, Chinchilla se dedica a recorrer pueblos y ciudades con el fin de mantener su presencia entre los ciudadanos.

A su paso va cortando cintas en puentes, calles, acueductos, urbanizaciones o centros de cómputo. En otros casos, como la visita a San Carlos, a mediados de mes, la mandataria procura conocer, de primera mano, el avance de obras en construcción. Por ejemplo, en su paso por ese cantón inspeccionó la vía San Carlos-Sifón-La Abundancia, así como la carretera Chilamate-Vuelta Kooper.

El ministro de Comunicación, Carlos Roverssi, comentó que a la presidenta Chinchilla siempre le ha gustado ir a las comunidades y en el cierre de su administración lo hará más permanentemente.

Agregó que ahora se ha hecho un esfuerzo mayor de comunicación para que la gente sepa en qué anda el Ejecutivo.

“Se está haciendo un programa de visitas muy fuerte para cerrar el gobierno de la presidenta Chinchilla, en donde la gente de las comunidades ve el comienzo de muchas obras y la finalización de otras”, manifestó Roverssi.

El jerarca descartó que la mayor presencia de Laura Chinchilla en las comunidades sea una estrategia para ayudar a un candidato presidencial.

Según el ministro, la mandataria Chinchilla deja una gran cantidad de obras en marcha, como el Hospital de Puntarenas, la torre médica del Hospital de Nicoya, la carretera Cañas-Liberia, la nueva vía San Carlos, así como “un montón de puentes”.