Por: Álvaro Murillo 25 julio, 2015

Se podría ser eufemístico y decir que no acabó muy bien la última asamblea del partido oficialista Acción Ciudadana (PAC).

O sea podría ser más gráfico y contar lo que quedó grabado en parte en videos de periodistas a quienes las autoridades del partido permitieron permanecer en la mejor posición. Fue ver el conflicto en primera fila.

Se rompió el quórum después de tambalearse toda la tarde. Había puntos importantes de la agenda. Cundían las dudas jurídicas para ratificar candidaturas para las elecciones municipales. También abundaban cuestionamientos de asambleístas al diputado Marco Redondo por falta de transparencia al firmar un acuerdo con Frente Amplio.

Se atropellaban con la palabra y la presidenta, Margarita Bolaños, acabó discutiendo de frente con la asambleísta Sadie Bravo, voz del “ottonismo” en un Partido Acción Ciudadana (PAC) donde esta corriente ahora es clara minoría.

Para peores, una hora antes se había divulgado la polémica minuta que provocó dos días después la destitución de seis jóvenes asesores del Gobierno, implicados en un reporte de una reunión del grupo Juventud Progresista (JP) en la que supuestamente propusieron aprovechar “recursos políticos del Gobierno” para beneficio partidario.

Después de esa asamblea han pasado solo dos semanas y el PAC se alista para una nueva sesión, este domingo, con tantos temas pendientes como ese sábado, pero con el ambiente más caldeado por el curso que ha seguido el caso de JP. El presidente Luis Guillermo Solís despidió a todos los implicados que ocupaban cargos de confianza y no faltaron lamentos por una supuesta deslealtad de su parte, incluidas las publicaciones de tres viceministras en su Facebook.

Después los diputados del PAC se limitaron a “respetar” esa decisión pero en los hechos se nota que no estaban de acuerdo, pues decidieron mantenerle los cargos de asesores de dos de esos dirigentes, incluido el secretario general de la agrupación, Eduardo Solano.

Y este mismo Eduardo Solano manejará la sesión de la Asamblea Nacional del partido, en la cual algunos piden destituirlo. Ese “algunos” en realidad se refieren a minoritarias voces del “ottonismo”, como la de la asambleísta Sadie Bravo, quien asegura que hay dos PAC: “el que se presentó a los costarricenses en 2002 (sus primeras elecciones) y el que crearon los de la cúpula de ahora”.

En la cúpula actual está Margarita Bolaños, a quien consultamos sobre el ambiente para la asamblea de este domingo y prefirió responder así: “Yo lo veo tranquilo, aunque siempre tenemos gente que... pues, pero en la Asamblea veremos. Estamos abiertos a ver el clima que tenemos”.

Dicho de manera directa: el PAC es una película de acción e intrigas y cada asamblea nacional es un nuevo capítulo. El próximo es este domingo y tiene una agenda de 18 puntos, incluida la elecciones de un secretario general, aunque no hay consensos para ello.

También está pendiente ratificar más coaliciones cantonales, que se sumarían a las cinco que ya aprobaron para participar junto al Frente Amplio en los comicios municipales de febrero. Y en esta decisión tampoco estuvieron todos unidos, pues algunos (minoría también) creen que el PAC está acercándose demasiado a la izquierda con el FA.

En esta minoría está Sadie Bravo, voz del “ottonismo” que ha ido cediendo terreno. Este viernes, mientras preparaba mociones para desenfundar este domingo, se permitió un poco de idealismo: “Yo no me voy a ir de aquí 8del partido) hasta dar el último suspiro. Lo hago por Costa Rica, aunque aquí se habla una cosa y se hace otra”.