Grupo afín a Calderón cree que el PUSC perdió opción de ganar elecciones

Por: Esteban Oviedo 10 octubre, 2013
Rodolfo Hernández atendió ayer a la prensa durante unos segundos fuera de su casa, en Sabanilla de Montes de Oca, San José. | MARCELA BERTOZZI
Rodolfo Hernández atendió ayer a la prensa durante unos segundos fuera de su casa, en Sabanilla de Montes de Oca, San José. | MARCELA BERTOZZI

El calderonismo tiró la toalla y descarta que el PUSC gane las elecciones del 2014, luego de la segunda y definitiva renuncia de Rodolfo Hernández a la candidatura presidencial de ese Partido.

La retirada del aspirante revivió la lucha de tendencias en torno a la elección del sustituto en la Unidad Social Cristiana (PUSC).

Carlos Araya Guillén, vicepresidente de Convergencia Calderonista, opina que ahora Renacer Socialcristiano “presentará un candidato sin ninguna posibilidad de triunfo”.

Convergencia, grupo afín al expresidente Rafael Ángel Calderón, acuerpó la aspiración del director del Hospital de Niños, Rodolfo Hernández Gómez, de 63 años de edad.

Araya Guillén admitió que la otra ala del PUSC tiene mayoría en la Asamblea del Partido, durante la cual se podría elegir este sábado un nuevo candidato presidencial.

En Renacer, en cambio, domina el discurso optimista y sus integrantes buscan la nueva carta de presentación del PUSC, tarea para la cual tiene nueve días de tiempo (el 18 de octubre vence el plazo para inscribir la candidatura ante el Tribunal Supremo de Elecciones).

“En este momento, solo vemos la posibilidad de conseguir candidato y de conseguir un excelente candidato”, dijo Pedro Muñoz, dirigente de ese grupo en la Unidad.

Para Muñoz, la primera opción es el abogado y expresidente ejecutivo de la CCSS, Rodolfo Piza, quien aspiraba a una de las vicepresidencias con Hernández.

El expresidente Rafael Ángel Calderón fue más cauto sobre la búsqueda de una figura. “Dios quiera que pueda aparecer”, dijo.

Calderón, quien sostuvo que no tiene ni voz ni voto en el proceso, agregó que el PUSC debe incluso evaluar la opción de ir a las elecciones solo con papeletas para diputado, sin candidato presidencial.

Hernández renunció ayer enfilando sus últimas baterías contra el Comité Ejecutivo del PUSC.

El jueves pasado, él desistió de la postulación al alegar que en la Unidad había “puñaladas por la espalda”. Denunció traiciones pero no citó a los traidores.

El sábado cambió de opinión y exigió la salida del Comité Ejecutivo como condición para regresar.

Gerardo Vargas y Wílliam Alvarado, presidente y secretario del PUSC, pedirán un permiso para retirarse del Comité y dedicarse a sus candidaturas a diputado.

Hernández estimó que su condición se incumplió y tildó a Vargas de “intransigente”. Este contestó que el candidato no supo trabajar con los aspirantes a diputado.

Tras quedar en cuarto lugar en las elecciones del 2006 y 2010, el PUSC estaba en segundo lugar en la intención de voto para el 2014.

Pulso. Araya Guillén machacó al decir que ni Piza tendría opciones de pelear por la Presidencia, por lo que Convergencia se reunirá para “diseñar un camino a seguir”.

Piza, integrante de Renacer que perdió la convención interna frente a Hernández, declaró ayer que la idea de asumir la candidatura “lo agarra en curva” y debe evaluarla.

Marvin Herrera, presidente de esta tendencia, sostuvo que “la retirada del doctor, sin duda, va a disminuir posibilidades”.

Según Araya Guillén, Renacer evalúa otros nombres como el del propio Pedro Muñoz y el del exdiputado Jorge Eduardo Sánchez.

El dirigente del PUSC, Douglas Altamirano, le propuso al padre católico Sergio Valverde analizar la posibilidad. Colaboraron Esteban Mata, Aarón Sequeira y Gerardo Ruiz