El PAC, el ala no calderonista del PUSC y un grupo civil coordinado por Mariano Figueres estrechan sus hilos

Por: Esteban Oviedo 11 febrero, 2013

La idea de crear una coalición de partidos opositores para enfrentar al PLN en las elecciones del 2014 se teje por partes. A un año de los comicios, la telaraña tiene vacíos y no está claro si, al final, el tejido será uno o se dividirá en dos.

Así se desprende de un análisis de las conversaciones que sostienen líderes de la oposición en torno a esta posibilidad.

Los hilos parecen estar bien entrelazados entre el Partido Acción Ciudadana (PAC), el ala no calderonista del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) –conocida como Renacer Socialcristiano– y un grupo civil coordinado por el empresario Mariano Figueres.

Aunque en enero el PAC y el PUSC dejaron por fuera al Movimiento Libertario de su plan de coalición en un encuentro al que tuvo acceso la prensa, esta última agrupación ha logrado tender puentes en las últimas semanas.

De ello se ha encargado el diputado libertario Danilo Cubero, quien incluso participó en un encuentro de opositores en que estuvieron un precandidato de Renacer (Roberto Suñol) y el exdiputado del PLN José Miguel Corrales, quien evalúa una aspiración presidencial por el Partido Patria Nueva.

El Libertario sí tiene hilos bien entrelazados con el sector calderonista del PUSC.

Mariano Figueres, coordinador del “grupo de Río Segundo”, un movimiento civil que impulsa una coalición opositora, cree que al final se formarán dos tejidos para enfrentar al PLN: uno que tienda a la de derecha y otro que tienda a la izquierda.

Figueres, quien promueve esa última alianza, considera inconveniente crear una coalición que vaya desde el Libertario hasta el Frente Amplio: “Una coalición con tanto ancho de bando ideológico es imposible de sostener en campaña e imposible de gobernar”.

José Miguel Corrales sostuvo que se deben hacer esfuerzos por consolidar una coalición. “Una división más favorece a Liberación Nacional”, dijo.

Algunos actores están fuera de las conversaciones. Tal es el caso de Óscar López, presidente del Partido Accesibilidad Sin Exclusión (PASE), quien se enfoca en sus problemas internos. “Usted no puede arreglar la casa de su vecino sin arreglar la propia”, declaró.

La diputada Patricia Pérez, posible aspirante por el Libertario, aseveró que crear alianzas sin responder a lo que la gente quiere, es una repartición de puestos.