Por: Esteban Oviedo 23 abril, 2014

La diplomacia china concretó un primer encuentro con el presidente electo, Luis Guillermo Solís, para hablar de su cooperación con Costa Rica, lo que incluye proyectos cuestionados por el PAC, como los contratos para ampliar la ruta 32 (Pococí-Limón) y la refinería de Moín, en Limón.

Otto Pérez, presidente de Guatemala, dijo ayer a Luis Guillermo Solís que no podrá venir al traspaso de poderes del 8 de mayo. | APF
Otto Pérez, presidente de Guatemala, dijo ayer a Luis Guillermo Solís que no podrá venir al traspaso de poderes del 8 de mayo. | APF

Solís se reunió el lunes, a las 3 p. m., con el embajador de China, Song Yanbin, en la oficina del futuro mandatario, en Montes de Oca. La cita duró 45 minutos.

Según el ministro designado de la Presidencia, Melvin Jiménez, el diplomático presentó a Solís un resumen de la cooperación china en áreas como las económica, social, política y cultural.

No quedaron fuera proyectos en curso, como la ruta 32 y la refinería de Moín, que sumarían casi $2.000 millones. El primero es herencia del gobierno de Laura Chinchilla y, el segundo del de Óscar Arias.

Acción Ciudadana (PAC) cuestiona las condiciones del préstamo chino con el que Costa Rica pagaría, al menos, $485 millones a la constructora CHEC para ampliar la 32; y quiere ver más estudios sobre la refinería de $1.500 millones con se desarrollaría con la Corporación Nacional Petrolera China.

Según Jiménez, Solís respondió que su gobierno continuaría las buenas relaciones y que, tras el 8 de mayo, se podrían conversar temas específicos. La del lunes fue una reunión de cortesía ante la insistencia con que China pidió la cita, desde hace mes y medio, añadió.

Solís visitó ayer al presidente de Guatemala, Otto Pérez, para invitarlo al traspaso de poderes del 8 de mayo, pero este dijo que tenía un compromiso previo, informó ACAN-EFE. No pudo reunirse con Mauricio Funes, de El Salvador.