Político de 67 años terminará su periodo como presidente del Partido evangélico que fundó en 1995 y afirma que no volverá a aspirar a un puesto público

Por: Esteban Mata Blanco 18 abril
Justo Orozco fue diputado en los periodos 1998-2002 y 2006-2010
Justo Orozco fue diputado en los periodos 1998-2002 y 2006-2010

El dos veces diputado (1998-2002 y 2006-2010) y fundador del Partido Renovación Costarricense, Justo Orozco, se retirará de la política partidaria luego de más de 27 años de vida pública. Asegura que se retira en paz, con un llamado en contra de la legalidad de las parejas homosexuales, las que califica de abominación contra Dios.

Con 67 años de edad, el polémico abogado y matemático evangélico, afirma que se dedicará a la docencia, en el centro educativo que fundó en Hatillo, al tiempo que llama a una renovación política dentro de su partido, que no genere mayores fricciones.

"Ningún arma forjada va a prosperar en mi contra. No temo a lo que el hombre me pueda hacer, porque confío en Dios, y soy como el monte de Dios, que no se mueve, sino que permanezco para siempre", dijo Orozco, al final de la entrevista telefónica que sostuvo con La Nación, y la cual se transcribe de seguido:

Entiendo que usted se aleja de la política partidaria.

Eso de ser candidato y protagonista, ya no quiero más. Hay un tiempo para entrar y un tiempo para salir. Creo que ya hice lo que tenía que hacer, cumplí mis metas, me esforcé, traté de ser valiente, hice lo mejor que pude, y creo que ahora le toca a otros.

¿De la política activa, partidaria, usted se retira?

De eso sí me retiro, aunque en política ayudaré, ayudaré a alguien. Siempre con la frente en alto.

¿Cuántos años, desde que fundó Renovación Costarricense en 1995?

Sí, son 22 años en Renovación, y un poquito más, de cuando andaba con la Unidad (Social Cristiana), entonces ya es bastante.

¿Cómo llegó a esta decisión?

Básicamente por decisión propia, realmente, la familia me requiere más, y para cuidar mi salud. Gracias a Dios he podido estudiar bastante y viajar, y en países desarrollados, con gran trayectoria. A los 67 años ya es un buen momento para quedarse uno como honorario.

¿Cuál siente que fue su mayor logro como político?

Muchos, la verdad que muchos. Siempre fue defender lo que está escrito en la palabra de Dios. Defender la fe cristiana y presenté muchos proyectos de ley. Logré el financiamiento permanente para las Olimpiadas de Matemáticas. Logramos establecer el Día de la Biblia, y que se diera un tratamiento especial a las mujeres que metían drogas a la cárcel, y realmente muchos otros proyectos. Siempre me opuse a los paquetes fiscales, siempre apoyando a la gente más débil, y siempre impulsé poner un límite a las pensiones. Pensiones de más de ¢2,5 millones son un insulto a la inteligencia.

¿Se arrepiente de algo?

No, no, no, no, más bien, algunos acontecimientos, tal vez precipitaron (...) pero más bien, me siento muy contento. Cuando yo conversé con unos congresistas chinos, mayores que yo, ya ellos eran honorarios. Creo que realmente hay tiempo de reír y tiempo de llorar, tiempo de iniciar y tiempo de terminar. Yo me siento muy feliz, soy educador de vocación, y estoy aquí en mi colegio (Instituto de Desarrollo de la Inteligencia) y quiero ayudar aquí, a los barrios del sur, andar siempre con dignidad, creyendo que el matrimonio es el estado perfecto para la felicidad del hombre.

Hablando de eso, ¿cree que en algún momento habrá matrimonio homosexual en Costa Rica?

Bueno, yo le pido a Dios que mis ojos no vean eso. Eso sería una aberración, caeríamos en maldición. No creo que eso llegue aquí. Costa Rica es un país temeroso de Dios. Yo hice lo que tenía que hacer, y cuando fui presidente de la Comisión de Derechos Humanos enterré el proyecto de Sociedades de Convivencia (que reconoce derechos a parejas del mismo sexo). Quedó bien enterradito, y no me arrepiento de eso, me siento contento de haber cumplido mi misión de lo que dicen las sagradas escrituras, que varón y hembra nos creó y creced y multiplicad.

¿Qué recomendación le da a la clase política que viene sumando espacios?

No, diay, realmente que entren a servir y no a servirse. Que la política es el arte de servir, y hay alguna gente que se mete a política para aprovecharse de algo, y eso está mal. Uno debe entrar con la consigna de llegar a servir y no a servirse. Por eso hay veces que la política no cabe para gente que no está consolidada (económicamente) porque llegan con el afán de adquirir algo, y no, a la política uno debe llegar cuando uno quiere servir al prójimo.

¿Lo afectó mucho políticamente el escándalo de las denuncias sexuales en su contra?

No, no. Estamos en un país de derecho, y un sobreseimiento por una jueza y un tribunal penal, eso muestra que ahí hubo absoluta injusticia y un montaje, realmente, para qué poner a sufrir a los seres queridos de uno. ¿para qué? Mire, me afectó más el allanamiento que me hicieron en la Asamblea Legislativa, soy el único diputado al que lo han allanado.

¿Por el tema de los matrimonios (que oficiaba en su despacho legislativo)?

Sí, sí, pero realmente, me querían sancionar pOr hacer el bien al prójimo, por hacerle bien a los pobres (como notario, registraba matrimonios sin respetar la tarifa del Colegio de Abogados).

Al final, no lo sancionó a usted el Colegio de Abogados.

No, no, eso está en trámite, pero tampoco me afecta en el sentido DE que, si tengo que dejar de servir (como abogado), dejo de servir, pero fue una decisión bien planificada, bien estudiada, que tenía yo. Yo soy cristiano, y soy humilde, y siempre he hablado con la verdad. La salud de uno se deteriora, soy diabético, hipertenso, y por asuntos de edad, ya tengo que cuidarme la próstata y muchas otras cosas.

¿Es muy cruel la política?

Pues no, como le dijera, la política es el arte de servir, uno conoce mucha gente, uno puede ayudar a mucha gente y uno se realiza, pero realmente ya, ser el "Llanero solitario" dos veces, y ver que cuando crecemos un poquito, a mí, la verdad los medios de comunicación me bajaron mucho. Yo pude ser un candidato que peleara la Presidencia (de la República), lo que pasa es que, cuando me allanan la oficina, el despacho, cuando me hacen una campaña de desprestigio, básicamente los homosexuales, puedo decir que me apearon, pudimos haber ganado más diputados, e incluso pelear la Presidencia, y aunque me hicieron tanta cosa, no me han quitado nada. Yo ando con integridad y he andado y ando con la frente en alto.

¿Es correcto que los pastores evangélicos sean diputados, o deberían tener una restricción, como la tienen los sacerdotes católicos?

No, bueno, eso es un llamado. Lo que sí creo es que a la Asamblea no deben ir pastores limpios (sin dinero) ni pastores casi muertos de hambre, que llegan por un sueldo y sienten casi que están tocando el cielo con las manos. Debe de ir un pastor solvente, que haya consolidado sus cosas.

¿Eso lo dice por los diputados actuales?

Bueno, yo no puedo decir nombres porque yo busco la paz. Yo no quiero tener anticuerpos con nadie, ni quiero pelear con nadie. Lo digo porque como ciudadano: alguien que se mete a política, debe ser, por lo menos, solvente medianamente, porque llega gente con poca preparación económica o pocos recursos económicos, va a ser tentada. Yo nunca fui tentado económicamente, porque tengo solvencia moral, solvencia económica y solvencia académica, yo reúno el perfil y tengo la capacidad, y si estuviera más joven, me lanzo y ganaría en cualquier lugar.

¿Si volviera a nacer volvería a ser político?

Ah sí, claro que sí.

Pero usted no cree en la reencarnación.

Yo creo en la vida eterna, yo creo en lo que está en la Biblia, creo en la resurreción de los muertos y la vida eterna, pero que uno vuelva a nacer, no. Ahora, tengo que optimizar y ser feliz, he sido un insigne trabajador, que no tengo ningún vivio, y soy de verdad, lo que digo lo hago.

Entonces, ¿no vuelve a ser candadidato ni a diputado ni presidente?

No, ya no más. Tengo 67 años, y quiero ser un buen docente, un buen cristiano y ser un buen servidor del país. No quiero ser mediocre, apartarme de los vicios y ser feliz con el matrimonio. Estar con la esposa, los hijos y los nietos.

¿Qué mensaje le da a las personas que impulsan el matrimonio homosexual?

Que están equivocados, que cuando se puedan reproducir, hablemos de sociedades de convivencia o de cualquier otra figura. Porque el matrimonio es para la reproducción. La homosexualidad es abominación a Jehová. Es abominación, es darle una bofetada a Dios. No sé por qué no se habla esto más clarito. La homosexualidad es una abominación a Dios, así lo dice la Biblia.