Por: Esteban Mata Blanco 20 noviembre, 2016

El fundador, exdiputado y presidente del Partido Renovación Costarricense, Justo Orozco, asegura que los dos diputados con que cuenta hoy esa agrupación le quieren “quitar el Partido”.

Denuncia un manejo que se aparta de los preceptos “cristianos”, los acusa de no colaborar financieramente y asegura que en la próxima Asamblea Nacional se pondrá orden a lo interno.

También, conversó sobre su solvencia moral, luego de un escándalo por dos denuncias por acoso sexual que terminaron sin juicio.

De seguido, un extracto de la conversación que sostuvo con La Nación.

Usted aún figura como presidente de Renovación Costarricense; sin embargo, es evidente que se ha quedado al margen, o de alguna manera, ha sido opacado por las figuras de los actuales diputados, Gonzalo Ramírez y Abelino Esquivel; ¿por qué?

Es un poco difícil en mi posición de presidente y de fundador del Partido porque casi que ningún padre habla mal de sus hijos; sin embargo, sí he sentido que ellos (los diputados) no han colaborado con el Partido. Todavía no he podido descifrar qué intereses hay y por qué han actuado de esa manera, que a todas luces no es la correcta, en el sentido de que quieren ignorar a un comité ejecutivo y a un tribunal de elecciones internas, incluso a un tribunal de ética, o sea, van en contra de la estructura del Partido.

"Si tuvieran un poquito de cerebro, estarían trabajando con el presidente del Partido. Eso es escasez política".

¿Se siente desplazado?

Ellos dicen que quieren crecer, pero las bases son las bases y tenemos más de 20 años de estar trabajando para el Partido y, ahora, aparecen dos cabezas nuevas que, debo ser sincero, usted sabe como soy yo, a rajatabla, hasta los amigos míos católicos lo saben, que ellos, desde antes de ejercer la diputación, ya querían ver cómo me desplazaban a mí.

¿Por qué considera usted que los diputados ignoran las estructuras del Partido?

Ellos saben que existe un comité ejecutivo, un estatuto y un reglamento interno del tribunal de elecciones internas, y lo que me tiene a mí más resentido es que ellos se brincan el estatuto, específicamente en el artículo 44, en el sentido de que no están colaborando con el Partido con el 5% de su salario. A partir de octubre del 2015, hace más de un año, la Asamblea Nacional determinó la obligatoriedad de todos los funcionarios del Partido, sean municipales, legislativos, incluyendo los diputados, que deben colaborar con eso y, ellos, los dos diputados lo han ignorado. Eso se lo afirmo porque tenemos un contador y auditores que dan fe de que ellos no han colaborado.

Usted dice que ignoran la estructura del Partido.

También, porque las convocatorias a asambleas cantonales no las están haciendo a derecho; las asambleas nacionales se deben coordinar con el Comité Ejecutivo y el Tribunal de Elecciones Internas; así lo dice el reglamento.

¿Va a reclamar esto?

Sí, lo que pasa es que en una época le dimos un poder especial al secretario general y, con base en eso, está convocando a asambleas cantonales. El poder se le dio cuando no se pensaba en divisiones ni en ese tipo de argumentos poco inteligentes porque si ellos quieren crecer, deben trabajar en armonía. Pero ya, gracias a Dios, eso pronto se corregirá. Nosotros vamos a hacer la Asamblea Nacional el 26 de noviembre, y con el apoyo o sin el apoyo del secretario general, Jimmy Soto, nosotros vamos a arreglar eso. Los días están contados.

En el tiempo de Dios, decía usted en la Asamblea.

Sí, así es.

¿Qué actuaciones de los diputados Esquivel y Ramírez se apartan, según usted, de los principios de Renovación?

Básicamente, en lo que es la contribución. Hay otras cosas que, la verdad, yo las puedo decir porque tengo autoridad moral para hacerlo.

Ajá.

Y cuando hablo de moral, hablo de moral intacta en todo porque yo amo a mi esposa, amo a mi familia y yo no he fallado porque, ante Dios, yo soy inocente de todas las cosas que me han hecho, y yo quiero realmente decirles, con autoridad moral, porque la tengo; no digo que yo he sido un santo. Dios me ha perdonado y yo respeto a mi familia; y quiero andar en integridad.

¿Ellos se están aprovechando de las denuncias que usted enfrentó por acoso sexual?

Bueno, eso, tal vez. Pero eso es, eso es una página obsoleta. Hubo un sobreseimiento definitivo por dos instancias penales. Yo incluso, hablando con personas amigas, cristianas y católicas, he escuchado que eso, apoderarse del Partido, era algo que ellos tenían planeado desde antes de llegar a la diputación.

Agarrar el Partido, dice, pero usted va de salida.

Sí. Ellos lo hubieran hecho con dignidad, no con un desplazamiento encarnizado. Lo hubieran hecho con inteligencia, respetando. Duele mucho cuando un par de pastores, que son los que están ahí, en lugar de sembrar el amor, siembran el rencor y la discordia. Es absurdo.

Salir con la cabeza en alto...

Sí, y quiero decirles que yo, por ejemplo, nunca metí a trabajar a un familiar en los ocho años que fui diputado.

Y los diputados sí han metido a trabajar a sus familiares a la Asamblea Legislativa.

Sí, así es. Pero yo soy profamilia y no quiero decir eso.

¿Quiénes son los familiares?

Prefiero no decir quiénes.

¿Aprueba la alianza entre Ramírez, Paula Vargas (esposa de González) y el hoy alcalde Johnny Araya para fortalecer Alianza por San José?

No, no; la veo mal. Él (Gonzalo Ramírez) me hizo la consulta a mí, y yo le dije que no; yo soy de Renovación y no puedo estar apoyando a nadie que no esté en Renovación.

Pero el acuerdo le permitió a Paula Vargas ser vicealcaldesa de San José.

Sí, sí, pero, en realidad, ese acuerdo fue sin la venia mía. No cabe duda de que don Johnny es un líder y a él le debo mis respetos; no tengo nada en contra de él ni de la vicealcaldesa. Yo, como cristiano, debo aceptar los resultados y orar por la gente que está en eminencia, pero no es eso solamente. Yo siempre le di apoyo al Partido y, ahora, quieren apropiarse de algo que no les ha costado. No lo hacen con dignidad.

Es injusto, a sus ojos.

Si tuvieran un poquito de cerebro, estarían trabajando con el presidente y fundador del Partido. Eso es escasez política. Hay cosas que yo no concibo. Voy a ser muy directo.

A su entender, van en contra del discurso de Renovación.

Completamente.

¿Qué mensaje les daría usted a los dos diputados, si los tuviera en frente?

Que aparten a la gente que anda en vicios visibles. Realmente, tenemos que buscar el sendero de la justicia, la paz, el amor, la rectitud, y que colaboren económicamente con el Partido. Yo voy saliendo de la vida política; quise dejar un legado, pero si los cristianos no nos unimos, vamos a perder este país.