Por: Aarón Sequeira 1 julio, 2015

La polémica acompaña y casi podría decirse que persigue al matemático, abogado y exdiputado Justo Orozco, de 65 años, presidente del partido evangélico Renovación Costarricense.

Su trayectoria como figura pública ha estado marcada por tropiezos y debates en los que, casi siempre, se levanta solo en la defensa de sus más conservadoras opiniones.

Los tropiezos se pueden identificar en la manera particular que tiene su partido de cobrar los gastos al Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), que, en dos ocasiones, le negó la recuperación de lo supuestamente invertido en los comicios.

El Partido, que fundó junto con Carlos Avendaño y otros políticos evangélicos, en 1995, solo pudo recuperar ¢6 millones de los ¢750 millones que dijo haber gastado en las elecciones del 2010. En esa ocasión, Orozco perdonó una deuda a su partido por ¢22 millones.

Pero él también perdió en las elecciones del año pasado, en las que fue el candidato presidencial del partido evangélico. En esa ocasión, el perdón llegó a los ¢103 millones, que el matemático, alega, descontó de su pensión mensual de maestro.

Esas restas financieras no desvelaron a un político cuyo principal interés durante su segunda diputación (2010-2014) fue oponerse a las uniones civiles entre homosexuales.

De ese periodo data la frase que reventó las redes sociales, cuando, en un video donde debate con la exdiputada Carmen Muñoz, él asegura que no puede reconocer a los homosexuales, “si ellos no se declaran y si no se les ve el plumero”.

En ese momento, presidía la Comisión de Derechos Humanos del Congreso, puesto que aprovechó para bloquear la legalización de las uniones gais.

En ese escenario, una encuesta de Unimer, del 2013, lo dio como el diputado más popular.

A esa trayectoria se le une, ahora, una acusación por abuso sexual y privación de libertad, que podría poner en entredicho las posiciones morales y religiosas del político evangélico.

Sus copartidarios, los diputados Gonzalo Ramírez y Abelino Esquivel, dicen desconocer las causas de la detención de Orozco y la lamentaron, pero señalaron que su líder tendrá que defenderse en los tribunales.