Dirigente alega que agrupación dejó de ser cristiana y confirmó interés en unirse a partido del diputado Mario Redondo

Por: Natasha Cambronero 26 mayo
El exdiputado Justo Orozco militó durante 22 años en Renovación Costarricense.
El exdiputado Justo Orozco militó durante 22 años en Renovación Costarricense.

Tras 22 años de militancia, Justo Orozco dejará este sábado las tiendas del partido Renovación Costarricense. Cederá la presidencia de la agrupación evangélica tras perder el pulso con el jerarca de la Asamblea Legislativa, Gonzalo Ramírez.

Orozco y el resto de integrantes del Comité Ejecutivo Nacional y los miembros de los demás órganos partidarios decidieron, en pleno, dejar caducar sus nombramientos y no buscar una prórroga.

La decisión no solo es para dejar la cúpula del partido, sino que se irán a buscar una nueva casa que los albergue. Alianza Demócrata Cristiana, del diputado Mario Redondo, es la primera opción. Así lo reconoce el propio Orozco.

"Yo apoyaré a alguien. En realidad, entre el grupo cristiano, el que tiene más fuerza, por lo menos para mí, es el partido de Mario Redondo. Ese es el que ha ganado un poquito de fuerza porque algunos dirigentes nuestros ya están trabajando con ellos. Es una buena opción", admitió el dos veces diputado (1998-2002 y 2010-2014).

Justo Orozco niega que sea una derrota. Alega que él y su dirigencia están cansados de pelear con el bando que lideran los diputados Gonzalo Ramírez, Abelino Esquivel y el secretario general de Renovación, Jimmy Soto, quien es asesor del presidente legislativo.

En especial, critican los recursos que Ramírez y Esquivel han presentado ante el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) para anular la Asamblea Nacional del 26 de noviembre del 2016, donde fueron declarados no gratos.

"Realmente, estamos cansados de tanto recurso de amparo, tantas acciones de nulidad, tanto pleito. Nosotros sí somos cristianos de verdad. Nuestro partido dejó de ser cristiano. Realmente los cristianos no somos para estar peleando. Nosotros no queremos pelear con nadie. Antes de estar peleando, que se haga la voluntad de Dios", aseguró Orozco.

Difamación

En un escueto audio enviado por WhatsApp, Gonzalo Ramírez se sacude de las críticas. Aduce que Justo Orozco y su dirigencia no aceptan haber perdido las asambleas cantonales del partido, como parte del proceso de renovación de estructuras de cara a la contienda electoral del 2018.

"Don Justo Orozco ha perdido las 81 cantonales, la tendencia nuestra ha ganado y esperamos en los próximos días tener la Asamblea Nacional (partidaria) donde aspiraremos a la presidencia del partido para ser un partido fuerte, sólido, con ideología, con apertura, para que muchos costarricenses puedan servir a Costa Rica y deje de ser este un partido de unos cuantos, de un grupúsculo que hoy casi que anda difamando con una carta porque son malos perdedores", manifestó Ramírez.

El presidente legislativo se refiere a un comunicado de prensa en el que las autoridades salientes de la agrupación arremetieron fuertemente contra sus adversarios y cuestionaron la cercanía de Ramírez con el Partido Liberación Nacional (PLN).

"Hoy vemos con tristeza cómo un grupo de usurpadores del poder, ambiciosos y llenos de ansias de maldad política, embriagados alrededor de un cantinero en ejercicio (se refiere a Jimmy Soto, quien tiene una cantina en San José), exconvictos, de un seudopastor expresidiario y algunos cohetes quemados del PLN, entre otros, que a fuerza de pactos políticos corrompen la política nacional y se quieren robar el partido para sus malignos objetivos", señala el comunicado.

Y agrega: "Nuestro partido dejó de ser cristiano pues ha sido tomado por fariseos que quieren cosechar donde no han sembrado y están edificando sobre fundamento ajeno; es decir, de labios me honran pero su corazón está lejos de mí, dice el Señor".

"No queremos ser parte de este funeral del PRC (Partido Renovación Costarricense). Nos retiramos de esta lucha porque sabemos que los poderes en Costa Rica bailan al ritmo del momento político y de este grupo que hoy tiene sus tentáculos bien impregnados en estos. Pero lo hacemos con la frente bien en alto, ya que hemos actuado con transparencia, con integridad y con mucha austeridad en la conducción de nuestro movimiento".

"El irrespeto de los diputados Ramírez y Esquivel, sus asesores, incluyendo al cantinero en ejercicio Soto Solano hacia las autoridades del partido y a nuestros estatutos nos obligan a esta triste decisión", señala la nota.