Por: Mercedes Agüero 17 diciembre, 2013

Revisando sus propuestas hay una figura de Estado más controlador y en algunos casos benefactor como ocurría en el pasado. ¿Se iría hacia eso en un gobierno suyo?

Eso no es exacto. Creemos que hay que fortalecer el ejercicio de competencias que el Estado hoy tiene, pero que no está ejerciendo.

”Hay que retomar algunas experiencias del pasado, pero superando los errores y adaptándolas a la realidad de hoy.

”No creemos, por ejemplo, en un Estado benefactor paternalista al estilo que impulsó el PLN. Creemos en un Estado que proteja y garantice los derechos humanos, pero que fomente la participación ciudadana.

”Hay una diferencia clave: que empodere a las comunidades. Queremos que exijan sus derechos, reciban el apoyo del Estado, pero se organicen y sean actoras activas”.

Se habla de regular algunos precios como los medicamentos, alquileres y que el CNP vuelva a comprar granos.

La ley de promoción de la competencia permite que el Estado tome medidas para frenar prácticas monopólicas en el sector privado; concentraciones verticales que manipulan los precios y afectan seriamente a los consumidores.

”El Estado puede, en algunos casos, regular esos abusos. No lo han querido hacer por puro dogmatismo ideológico”.

¿Es este un plan de gobierno socialista?

Es un plan de gobierno más orientado a lo social, dentro del contexto costarricense.

¿A la tica?

Es un plan de gobierno más enfocado a lo social, a la tica, que plantea propuestas viables y que son necesarias porque en los últimos años hemos perdido el equilibrio que había diferenciado a este país de otras naciones latinoamericanas con serios problemas. Es un plan que busca restablecer esos equilibrios dentro del marco democrático, sin copiar experiencias de otros países.