Legisladores alegan que actuaron por el país y que no recibieron una orden

Por: Esteban Mata Blanco 2 mayo, 2015
En un ambiente distendido, los diputados del Partido Liberación Nacional (PLN) compartieron ayer un desayuno antes de las votaciones para el Directorio legislativo. | RAFAEL PACHECO
En un ambiente distendido, los diputados del Partido Liberación Nacional (PLN) compartieron ayer un desayuno antes de las votaciones para el Directorio legislativo. | RAFAEL PACHECO

El sorpresivo apoyo dado por el Partido Liberación Nacional (PLN) para que la oposición tomara el control del Congreso generó ayer roces entre el presidente de esta agrupación, José María Figueres, y varios diputados verdiblancos.

Tras una cerrada votación interna, los 18 legisladores del PLN dieron la espalda a una recomendación de Figueres y del Directorio Político para dejar que el oficialismo mantuviera las riendas en cuesta de Moras.

Mediante un comunicado de prensa, el jerarca liberacionista dijo que respeta, pero no comparte la decisión de la bancada y reclamó que no se acogiera una instancia para votar por su propia papeleta.

“Habríamos cumplido así con la responsabilidad que nos asignó el pueblo, la de ser oposición y no cogobierno”, alegó.

Además, sostuvo que el triunfo de la oposición es un riesgo para Costa Rica porque, según dijo, la composición del nuevo Directorio deja al Gobierno más débil y más aislado a falta de tres años para que acabe su mandato.

Al respecto, legisladores como Antonio Álvarez, Karla Prendas, Paulina Ramírez y Aracelly Segura defendieron la decisión de sumarse al bloque opositor y restaron peso a la recomendación de las autoridades del Partido.

“Creo que lo que hizo fue una recomendación. No hubo una orden, sino una recomendación respetuosa”, opinó Ramírez.

Cogobierno. Como parte del acuerdo para apoyar el Directorio de oposición, el PLN se dejó ayer dos de los tres puestos de mayor responsabilidad: las secretarías, que quedaron a cargo de Juan Marín y Karla Prendas.

Ellos dos serán ahora los encargados de administrar los nombramientos del Parlamento y de asignar vehículos para las giras de los diputados.

Al respecto, el legislador Antonio Álvarez sostuvo que la intención de la bancada verdiblanca no es cogobernar, sino generar una agenda social.

“Creo que don José María habla como presidente de un partido político. Como diputados, debemos actuar ante la falta de liderazgo de este gobierno”, sostuvo Álvarez.

Criterio similar expresó Aracelli Segura, quien recalcó que la decisión tomada fue por el bien del país, en vista de los tropiezos en la administración del Partido Acción Ciudadana (PAC).

“Yo estaba de acuerdo en que se hiciera este directorio compartido con todas las fracciones”, manifestó la legisladora.

Votación cerrada. Al final de una larga encerrona en el hotel Aurola Holiday Inn, en San José, los diputados del PLN decidieron, el pasado jueves, apoyar la idea de conformar un directorio legislativo con otras fuerzas de la oposición.

El acuerdo fue tomado luego de una votación en la que participaron 17 de los 18 diputados liberacionistas. El resultado fue nueve votos a favor y ocho en contra.

El único diputado que no formó parte del acuerdo (aunque votó ayer a favor del Directorio de oposición) fue Rolando González, quien ese día tuvo que atender otros compromisos.

Una vez tomada la decisión, los verdiblancos conformaron una comisión, encabezada por el ahora primer secretario del Congreso, Juan Marín, para iniciar un proceso de cabildeo con las demás fracciones.

Incluso organizaron las reuniones para consolidar el bloque con los diputados del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), el Movimiento Libertario, Renovación Costarricense, Restauración Nacional y la Alianza Demócrata Cristiana.

Las gestiones cristalizaron ayer, 22 días después de que José María Figueres visitara el despacho del presidente de la República, Luis Guillermo Solís, y abogara por la continuidad del PAC al frente del Congreso.

A esa reunión asistieron varios diputados que, al final, votaron a su manera.