Liberación Nacional no retuvo la Alcaldía de San José por 12.000 votos

Por: Gerardo Ruiz R., Aarón Sequeira 8 febrero, 2016
José María Figueres (der.) declinó anticipar si los resultados de las elecciones municipales le servirán para apuntalar una eventual aspiración suya a la candidatura presidencial para el 2018. | ANDRÉS ARCE
José María Figueres (der.) declinó anticipar si los resultados de las elecciones municipales le servirán para apuntalar una eventual aspiración suya a la candidatura presidencial para el 2018. | ANDRÉS ARCE

El presidente del Comité Ejecutivo de Liberación Nacional (PLN), José María Figueres Olsen, celebró los resultados que obtuvo su partido en las elecciones municipales del domingo.

Ese tono de felicitación y de optimismo por el futuro de la fuerza política contrastó con las cifras, porque el PLN perdió 12 de las 59 alcaldías que ganó en las elecciones municipales del 2010.

Ahora los verdiblancos comandarán 47 ayuntamientos.

El partido, por ejemplo, cedió terreno en el cantón Central de San José donde su candidato, Guido Granados, sucumbió ante Johnny Araya, excadidato presidencial que se separó del PLN el año pasado.

Granados perdió contra Araya por 12.000 votos.

Su esposa, Sandra García, se desempeñaba como alcaldesa capitalina desde que Johnny Araya había renunciado para asumir la candidatura presidencial liberacionista para las elecciones del 2014.

“Las derrotas son huérfanas. La responsabilidad de la derrota la asume Guido Orlando Granados Ramírez (...). Los que no votaron por el PLN hoy (ayer para el lector) no los considero liberacionistas”, sostuvo Granados.

Feliz. Una actitud distinta mostró Figueres, quien felicitó a Araya y, de inmediato, eludió comentar acerca de la pérdida de hegemonía de su partido en los cantones.

El jerarca evitó analizar las razones de la derrota y se enfocó en hablar sobre el “triunfo” que para él implicó que el PLN obtuviera el 60% de las alcaldías, después de la derrota por 1,3 millones de votos que sufrió el partido en las presidenciales de hace dos años, de la mano de Araya.

“El PLN venía de su peor derrota histórica, cuando los enemigos no daban un cinco por nosotros y pensaban que era un partido acabado. Hoy somos gobierno en un 60% de las alcaldías de este país”, reaccionó.

Tal porcentaje lo pronosticó Figueres desde que empezó a calentar la campaña municipal, proceso que le tocó gerenciar desde que asumió la presidencia del comité ejecutivo verdiblanco, en marzo del 2015.

Pese a su triunfo personal en este proceso, el expresidente de la República (1994-1998) rechazó que el resultado le sirva para consolidar sus aspiraciones de reelección presidencial en 2018.