Por: Aarón Sequeira 9 noviembre, 2016

Molesto porque la compañía minera Industrias Infinito lo demandó y ha evadido el juicio, el diputado Edgardo Araya, jefe de fracción del Frente Amplio, renunció a su inmunidad y a la prescripción del caso para exigir que se realice el proceso.

La Corte Suprema de Justicia ya conoce esas renuncias y, en mayo pasado, le había ordenado a la Sala Tercera realizar el juicio penal por difamación en contra del legislador.

Sin embargo, Araya denunció este lunes que el abogado de la minera ha intentado eludir el proceso, generalmente alegando enfermedad.

Araya es uno de los abogados que ganó el juicio en el Tribunal Contencioso Administrativo contra la minera, que terminó con la anulación del contrato entre la compañía y el Estado para la explotación de una mina a cielo abierto en la localidad de Crucitas, en San Carlos.

Infinito demandó al frenteamplista en el 2010, por supuesta difamación, luego de que él diera varias declaraciones a La Nación , alegando que les afectaban.

“Después de mucho insistir, ya se fijó una fecha para el juicio, que se realizaría el 17 y el 18 de noviembre. La Corte dijo que la causa estaba prescrita y yo renuncié a esa prescripción. Mi intención es denunciar la táctica de grandes empresas de criminalizar la protesta social”, dijo.

Según Araya, será el primer miembro de un poder en ir a juicio mientras está en el cargo.