Por: Daniela Cerdas E. 23 enero, 2014

La iglesia Católica procura evitar que la misa del día de las elecciones nacionales en la catedral metropolitana sirva de vitrina para los candidatos presidenciales.

Por eso, el arzobispo de San José, José Rafael Quirós, no invitará a los aspirantes al oficio de ese día, ni les reservará un sitio de privilegio en el templo capitalino.

Así lo anunció ayer el vocero de la Curia Metropolitana, Glenm Gómez, quien explicó que con tal decisión se pretende rescatar el valor de la misa y que todo el pueblo participe con normalidad.

“La intención es que la misa sea un culto donde el pueblo de Dios se congregue para dar gracias, y no una vitrina para que nadie se aproveche con efectos político-electorales del momento”, dijo Gómez.

No obstante, la Curia Metropolitana explicó que, si los candidatos presidenciales quieren asistir al oficio litúrgico, pueden hacerlo y sentarse donde quieran.

La tradicional misa del día de las elecciones se hará a las 9 a. m., y en ella el arzobispo Quirós hará peticiones para que el proceso electoral se desarrolle con tranquilidad y para que los costarricenses tomen la mejor decisión.

Los candidatos de Liberación Nacional, Johnny Araya, y de la Unidad Social Cristiana, Rodolfo Piza, reaccionaron ante la decisión. En el caso de Araya, dijo que entiende al arzobispo, respeta ese criterio y estará en la catedral.

Piza aseguró que él no necesita un lugar de privilegio para hacer sus oraciones de ese día.

Se intentó conocer la opinión de José María Villalta, del Frente Amplio; Otto Guevara, del Movimiento Libertario, y de Luis Guillermo Solís, de Acción Ciudadana. Sin embargo, ninguno respondió las llamadas que se les hicieron a sus teléfonos celulares.