Por: Aarón Sequeira 1 abril, 2015
Un helicóptero civil, contratado por el gobierno de Costa Rica, transporta sacos de arena desde Aguadulce hacia isla Portillos, en isla Calero.
Un helicóptero civil, contratado por el gobierno de Costa Rica, transporta sacos de arena desde Aguadulce hacia isla Portillos, en isla Calero.

Costa Rica desarrolla esta mañana, con normalidad, las labores de reparación de los caños abiertos por Nicaragua en el humedal de isla Portillos, en el extremo norte de isla Calero, en Limón.

Según pudo observar un equipo de La Nación, un helicóptero civil carga sacos de arena junto a la laguna de Aguadulce, al norte de Barra del Colorado, para transportarlos a la zona de los daños.

Personal policial se encarga de extraer el material de un playón y colocarlo en los sacos. Los trabajos empezaron el lunes.

El Gobierno debió recurrir a esta aeronave para empezar la reparación de los daños ambientales provocados por Nicaragua, en vista de que ese país negó el permiso para trasladar los materiales por el río San Juan.

Los trabajos empezaron ayer y consisten en tapar los caños artificiales que el gobierno de Daniel Ortega abrió en isla Portillos para desviar el curso del San Juan hacia el mar Caribe, a través de territorio costarricense.
El lunes, el canciller Manuel González le notificó a su par nicaragüense, Samuel Santos, que las obras comenzarían esta semana al amparo de una medida cautelar emitida por la Corte Internacional de Justicia en noviembre del 2013, luego de que Costa Rica se quejara de que Nicaragua abría más caños de manera artificial en el humedal.

Etiquetado como: