Autoridades exponen estado de conflicto a aspirantes presidenciales

Por: Irene Vizcaíno 19 octubre, 2013

La batalla legal por el conflicto fronterizo con Nicaragua podría prolongarse hasta ocho años más, según estimaciones del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Por esa razón, la Cancillería comenzó a preparar el terreno con quienes podrían llevar las riendas del próximo gobierno.

En las últimas semanas, la vicecanciller, Gioconda Ubeda, ha sostenido encuentros con candidatos a la presidencia de la República para informarles del estado de situación de la disputa, así como de todo la labor que queda por realizar.

El Gobierno organizó el 22 de agosto una marcha en Nicoya, Guanacaste, para protestar contra la mención que hizo el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, de la posibilidad de reclamar ese territorio. | ARCHIVO/PABLO MONTIEL
El Gobierno organizó el 22 de agosto una marcha en Nicoya, Guanacaste, para protestar contra la mención que hizo el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, de la posibilidad de reclamar ese territorio. | ARCHIVO/PABLO MONTIEL

“Es para que se entienda la complejidad del caso en toda su magnitud: el tema de isla Calero, la ruta 1856 (trocha fronteriza). También vamos a tener que definir los temas marítimos”, expresó Ubeda.

Hasta la semana anterior, se concretaron encuentros con los aspirantes Johnny Araya, Otto Guevara, José María Villalta, Luis Guillermo Solís y José Miguel Corrales. Sin embargo, la agenda continuaría con los restantes.

Además, hubo conversaciones con excancilleres e intelectuales.

“Vamos a convocar a más, porque es un tema nacional. Trasciende a un Gobierno”, añadió Ubeda.

Advertidos. Cuatro de los aspirantes consultados confirmaron las reuniones y el interés en este problema de política exterior.

“Estamos muy claros de que Costa Rica, más allá de mantener la firmeza en los juicios que ya tiene en la Corte de La Haya, ahora tiene un nuevo reto y muy complejo, que es definir los límites marítimos con Nicaragua”, expresó Araya, candidato por el Partido Liberación Nacional.

También Solís, del Partido Acción Ciudadana, Otto Guevara, del Movimiento Libertario, y José María Villalta, del Frente Amplio, apoyaron las acciones realizadas hasta ahora por la administración de Laura Chinchilla.

Solís, incluso, dijo que hizo algunas recomendaciones.

La disputa entre Costa Rica y su vecino del norte comenzó en octubre de 2010 cuando el primero denunció la invasión de su territorio, específicamente de un sector de la isla Calero, en el Caribe norte.

Por este hecho, el país denunció a Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia, con sede en La Haya, Holanda. Dicho tribunal internacional prohibió el ingreso a ambas naciones a la zona.

No obstante, en setiembre último, Costa Rica acudió de nuevo a La Haya para reclamar el irrespeto a dicha prohibición por parte del gobierno de Daniel Ortega y la construcción de dos caños.

El jueves, precisamente, concluyó la audiencia en la que la Cancillería presentó las pruebas de la nueva violación del territorio.

Los representantes de Nicaragua reconocieron que hubo ingreso pero, según ellos, no fueron autorizados por el Gobierno. Además, rechazaron la necesidad de aplicar nuevas medidas.

A la tensión por isla Calero, se suma el ofrecimiento que está haciendo Nicaragua de bloques marítimos costarricenses para la exploración petrolera, lo que se origina en las fallidas negociaciones para un acuerdo sobre límites en el mar. Colaboraron los periodistas Esteban Mata, Esteban Oviedo y Álvaro Murillo.