Por: Aarón Sequeira 22 agosto, 2013

Habitantes de la frontera tienen 22 días pidiendo a los diputados la titulación de sus tierras. | MAYELA LÓPEZ.
Habitantes de la frontera tienen 22 días pidiendo a los diputados la titulación de sus tierras. | MAYELA LÓPEZ.

El poco avance de los diputados en las sesiones extraordinarias obliga al Gobierno de la República a conformarse con pequeños avances en este periodo.

Uno de esos logros sería la aprobación en primer debate de la Ley para desincentivar el ingreso de capitales externos.

El ministro de Presidencia, Carlos Ricardo Benavides, y la fracción del Partido Liberación Nacional (PLN) esperan anunciar esa aprobación algún día de la semana entrante.

Por mientras, no les queda de otra que aceptar que en 21 días solamente se aprobó el Tratado sobre comercio de armas, expediente que está en análisis de la Sala Constitucional.

Benavides insiste en que no quitarán el dedo del polémico renglón que dice “investigación biomédica”, para evitar que las empresas de ese mercado se vayan del país.

Mientras tanto, los diputados bailan al son de la música que se les ponga. La semana anterior, dedicaron buena parte de una sesión a discutir una moción para censurar las declaraciones del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, sobre Guanacaste.

Este martes, otra sesión la dedicaron a disputar si irían o no a Nicoya, para una marcha en contra de la política expansionista nicaragüense. Además, el capítulo de la censura contra el ministro de Ambiente, René Castro, apenas si calienta en el plenario.

Para finales de mes, la oposición aguarda que el presidente del Congreso, Luis Fernando Mendoza, ponga en discusión la liquidación del presupuesto 2012, para encender las críticas contra el gasto gubernamental. Y eso es todo lo que podría pasar en agosto.