Por: Esteban Mata Blanco 1 noviembre, 2016
Entre 25 y 30 millones de latinoamericanos están en riesgo de volver a ser pobres, según un estudio realizado por el PNUD. En la imagen, el precario Triángulo de la Solidaridad en San José. (Foto para fines ilustrativos)
Entre 25 y 30 millones de latinoamericanos están en riesgo de volver a ser pobres, según un estudio realizado por el PNUD. En la imagen, el precario Triángulo de la Solidaridad en San José. (Foto para fines ilustrativos)

El Gobierno informó este martes de que la reducción en la pobreza, anunciada la semana pasada, se debió a una mejoría en el empleo entre las personas que vivían en esa condición, además de los subsidios que les otorga el Estado.

Según Casa Presidencial, al tiempo que la pobreza bajó de un 21,7% a un 20,5% entre el año pasado y el presente, el desempleo en ese estrato también se redujo de un 25,4% a un 21,9%.

Es decir, mientras 10.400 hogares salieron de la pobreza, otros 10.700 se beneficiaron porque algunos de sus miembros encontró empleo.

Así lo aseguraron el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, y la vicepresidenta Ana Helena Chacón, con base en datos de la más reciente Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO).

Según comunicó el Ejecutivo en un comunicado, la tendencia positiva sobre el empleo "habría contribuido a disminución de pobreza, especialmente en zonas rurales".

La semana pasada, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) expuso que la pobreza se redujo principalmente por una mayor ayuda estatal sumada a una baja en el costo de vida. Ahora, el Gobierno incluye el aumento del empleo como otro factor.

"Los esfuerzos que hacemos van encaminados a cumplir con nuestros compromisos. En el tema de reducción de la pobreza y la pobreza extrema es defender los derechos humanos y devolver calidad de vida y dignidad a las familias", dijo Solís.

La reducción de desempleo más considerable se prdujo en la Región Brunca, donde pasó de un 24,1% a un 14,9%.

En la zona rural, en general, el desempleo abierto entre las personas en condición de pobreza pasó de un 25,2% a un 18,9%, casi 8 puntos porcentuales menos, mientras la tasa de ocupación subió de un 31,3% a un 36,7% en este segmento.