Por: Aarón Sequeira 10 octubre, 2014
Luis Antonio Sobrado, del TSE, pidió revisar los recortes. | ARCHIVO
Luis Antonio Sobrado, del TSE, pidió revisar los recortes. | ARCHIVO

La oleada de recortes al Presupuesto del 2015, aprobados el miércoles por la noche, alarmaron al Gobierno de la República.

Por eso, autoridades del Ministerio de la Presidencia y legisladores de la bancada oficialista intentan que el acta de la sesión de la Comisión de Hacendarios que contiene esas rebajas no quede en firme.

La pretensión es que los diputados den marcha atrás en las rebajas por ¢77.000 millones aprobados el miércoles y acojan la moción que planteó el Ejecutivo.

Llamado. El viceministro de la Presidencia, Daniel Soley, pidió a los tres diputados de Liberación Nacional en Hacendarios –Rolando González, Paulina Ramírez y Olivier Jiménez– apoyar esa revisión.

González explicó que son escasas las posibilidades de que el bloque de votos que aprobó los recortes (completado por el PUSC y los legisladores del PAC Ottón Solís y Epsy Campbell), se eche atrás ahora. “Es poco probable (anular las mociones), habida cuenta de que son acuerdos sólidos. Además, el Gobierno ha mostrado gran impericia en el manejo del tema presupuestario”, dijo.

La jefa del PAC, Emilia Molina, confirmó que el Gobierno está en conversaciones y busca votos “para que el acta no quede en firme”. Añadió que se suma a la preocupación por los recortes “altamente peligrosos” que, según ella, afectarían proyectos de obra pública y la atención de las cárceles.

Paulina Ramírez (PLN) dijo que entre partidos se estudia la moción oficialista (para recortar solo ¢61.000 millones de gastos directos), con el fin de evitar hacer recortes dos veces sobre los mismos gastos.

‘Feliz’. “La presión es natural, pero Hacienda está feliz porque estamos recortando. Con las mociones (de anteayer) más la del Gobierno, se van a lograr ahorros respetables”, dijo Ottón Solís, presidente de la Comisión de Hacendarios. Añadió que la Presidencia tuvo el jueves para ajustar su oferta de recortes.

Ayer, además del Gobierno, el Tribunal Supremo de Elecciones reclamó a los diputados por el recorte a esa entidad, de ¢1.810 millones. Luis Antonio Sobrado, presidente del TSE, dijo que eso afectaría indirectamente el proceso de las elecciones municipales del 2016.