Por: Natasha Cambronero 16 junio, 2015

El Gobierno no impulsará la creación de nuevos impuestos hasta que haya un consenso en la Asamblea Legislativa sobre los proyectos de ley contra el fraude fiscal, el contrabando y la eliminación de exoneraciones fiscales.

El ministro de la Presidencia, Sergio Alfaro, aseveró que el Poder Ejecutivo ha dado un “compás de espera” para evitar “un traste” en el avance de esas tres iniciativas.

A las 10:17 a .m. de ayer, el presidente Luis Guillermo Solís anunció al exdiputado del PAC Sergio Alfaro como relevo de Melvin Jiménez en el ministerio de la Presidencia. | MAYELA LÓPEZ
A las 10:17 a .m. de ayer, el presidente Luis Guillermo Solís anunció al exdiputado del PAC Sergio Alfaro como relevo de Melvin Jiménez en el ministerio de la Presidencia. | MAYELA LÓPEZ

Alfaro reconoce que ante la complejidad de la negociación han postergado la presentación al Congreso del plan para transformar el tributo de ventas al impuesto al valor agregado, el cual tasaría tanto bienes como servicios que hoy están excluidos, como los de abogacía y contaduría.

Ese mismo proyecto incluiría las reformas necesarias para incorporar la renta global, cuyo fin es gravar todos los ingresos de las personas generados dentro del país, sin importar su origen, ya sea salarios, dividendos, honorarios, etc.

“El proyecto estará pronto en la corriente legislativa y hay que comprender que en un ambiente complicado, por una discusión complicada como es el tema de los impuestos, precipitarse a presentar un proyecto de ley podría significar dar al traste con avances que se están teniendo en las conversaciones entre los partidos políticos y que muestran avances en los proyectos que hoy están en discusión”, dijo Alfaro.

El viceministro de Hacienda, Francisco Pacheco, reiteró la urgencia de que se aprueben en el seno del Congreso las iniciativas contra el fraude fiscal y el contrabando, así como la de exoneraciones para combatir la evasión fiscal y así reducir el déficit en las finanzas públicas que cerró el año pasado en un 5,7% del producto interno bruto (PIB).

También achacó la situación fiscal del país a los tratados de libre comercio. Según cálculos de Hacienda, el país ha dejado de percibir ingresos equivalentes al 2,5% del PIB por las desgravaciones arancelarias que conllevan este tipo de pacto internacionales.

“Hemos tenido un embate hacia modelos de apertura, hacia una economía más abierta, de más exportaciones que también se traducen en menores tarifas y eso que es bueno, no lo vamos a negar, pero también tiene un impacto inmediato sobre las finanzas públicas a partir de la reducción de los aranceles que en los últimos años (...). No implica que necesariamente lo que se haya hecho es malo, pero sí hay que hacer la reflexión de cómo compensamos la pérdida fiscal cuando implementamos medidas de esta naturaleza”, expresó Pacheco.