Autoridades las extienden por siete días y no saben porqué Gobierno de Nicaragua cerró el paso a 120

Por: Carlos Láscarez S., Hugo Solano 14 noviembre, 2015
El canciller Manuel González y la directora de Migración Kathya Rodríguez, explicaron la tarde de este sábado los avances en cuanto al problema con los cubanos que ahora están varados en Paso Canoas y Peñas Blancas.
El canciller Manuel González y la directora de Migración Kathya Rodríguez, explicaron la tarde de este sábado los avances en cuanto al problema con los cubanos que ahora están varados en Paso Canoas y Peñas Blancas.

Personal de Migración y Extranjería trabaja en turnos extraordinarios para procesar cada hora 75 visas humanitarias a los cubanos que desde el jueves llegaron en forma masiva a la frontera común de nuestro país con Panamá.

Hasta las 5 p. m. de este sábado se habían tramitado 770 visas y aunque más de 750 cubanos atravesaron nuestro territorio y llegaron a Nicaragua, hay 120 que se quedaron varados en la frontera norte, informó la directora de Migración Kathya Rodríguez.

El canciller de la República, Manuel González, indicó que desconoce porqué Nicaragua no quiere darles la posibilidad de ingresar y lo atribuyó a un asunto político.

Añadió que debe haber un compromiso con el resto de países que forman parte de este corredor de tránsito (Ecuador, Colombia, Panamá y la región centroamericana, entre otros) para buscar una solución conjunta a este flujo irregular de personas.

Lo anterior porque se pone en peligro la vida y los derechos humanos de las víctimas de este negocio criminal.

A raíz de que ahora se tiene un grupo varado en Peñas Blancas, se coordina con la Cruz Roja y la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) para darles las condiciones básicas de alimentación y albergue.

González insistió en que Costa Rica es territorio de paso, no es el destino final y confirmó que al desarticular el lunes pasado la red de traficantes, los cubanos quedaron por la libre y se evidenció más el problema.

Kathya Rodríguez afirmó que la visa, que normalmente es por dos días, se les hizo por siete.

Previo al sello de la visa temporal se verifica que no se trate de personas que tengan cuentas pendientes con la Policía Internacional (Interpol).

De los isleños que estaban en las oficinas de Migración en La Uruca, Rodríguez dijo que todos están fuera de esas instalaciones y se las ingenian por su cuenta para alimentarse y buscar donde pernoctar.

La idea de las autoridades es dar ese mismo trámite a las 1.000 personas restantes que siguen en la frontera con Panamá, con la expectativa de que el problema disminuya a futuro.

En cuanto a las razones del gobierno nicaragüense para no aceptar al grupo de 120 que quedó en Peñas Blancas, se informará a la embajada tica en Managua pero será hasta el lunes, cuando se reabran las oficinas gubernamentales en que se podrá hacer la averiguación, dijo el canciller.

En caso de que la visa se les venciera sin que se resuelva su situación, se analizará el otorgamiento de una prórroga.

"Este es un problema de todos los países a lo largo del camino, y queda claro que esas personas son victimas de las redes de tráfico", dijo González.

Añadió que desde tiempo atrás se habló de ese problema, pero ha habido desatención e indiferencia de varios países.

Etiquetado como: