Por: Aarón Sequeira 4 noviembre, 2014

Iniciada la discusión del proyecto de Ley de Presupuesto Ordinario de la República para el 2015, en el plenario del Congreso, el Poder Ejecutivo estudia los posibles escenarios para atenuar los efectos de los recortes aprobados por los diputados en la Comisión de Asuntos Hacendarios, en octubre.

El viceministro de la Presidencia, Daniel Soley, afirmó que el Gobierno actuará según los panoramas que se presenten y según el escenario legislativo.

Ayer apenas fue el primer día de la discusión en el plenario, donde los legisladores presentaron los tres informes, producto del debate en la comisión.

Ottón Solís, presidente de Hacendarios, y la liberacionista Paulina Ramírez presentaron el informe de mayoría, en que se incluyen rebajas por ¢97.000 millones en gastos directos al Presupuesto. Originalmente, el Ejecutivo presentó un plan de gastos por ¢7,9 billones.

Aparte del tijerazo en gastos corrientes, la Comisión aplicó una rebaja de ¢100.000 millones con el aplazamiento del pago de deuda y una norma para que el Presupuesto no ejecute ¢100.000 millones y ejerza una mejor gestión de la caja única del Estado, con el uso de los superávits gubernamentales.

Ese informe de mayoría tiene la venia de representantes del Partido Liberación Nacional, la Unidad Social Cristiana, Renovación Costarricense y de Acción Ciudadana en Hacendarios.

Además, el Frente Amplio presentó su informe de minoría, en el que José Ramírez criticó los recortes por “poner en peligro los programas de muchas entidades” y dijo que el procedimiento legislativo irrespetó el derecho de los diputados a modificar un proyecto.

Marco Redondo, del PAC, expuso un informe más, con la visión del Gobierno, para que se hagan solo reducciones mínimas a los gastos de los ministerios. Redondo dijo que apuesta a convencer a los diputados para revertir los recortes al Presupuesto 2015.