Casa Presidencial advirtió que aumentos en el sueldo de los ministros no serían ‘arbitrarios’

Por: Gerardo Ruiz R. 1 julio, 2014

San José

Al iniciar su gestión, el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, tomó la decisión política de congelar el aumento en su salario y en el de sus ministros.

No obstante, ahora Casa Presidencial evalúa descongelar los salarios de varios jerarcas del Poder Ejecutivo para equiparar sus sueldos a los de subalternos que ganan hasta el doble.

La Nación publicó este martes que mientras el sueldo de un ministro llega a los ¢2,4 millones mensuales, el de un médico director de área del Ministerio de Salud es de ¢5,7 millones mensuales.

La desigualdad no termina allí, pues otros jerarcas del Estado tienen salarios muy superiores a los de un ministro, como el caso del puesto de procurador general de la República, que tiene asignado un sueldo de ¢5,8 millones.

El ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, informó de que la evaluación que ordenó Casa Presidencial daría resultados en el mediano plazo, con una propuesta concreta para alcanzar la proporcionalidad salarial entre los mandos medios de los ministerios y sus jerarcas.

Solís respondió ayer preguntas de los periodistas por más de 90 minutos. Lo acompañó su ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez. | PRESIDENCIA
Solís respondió ayer preguntas de los periodistas por más de 90 minutos. Lo acompañó su ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez. | PRESIDENCIA

“Sería descongelar los salarios de los ministros pero con una lógica de proporcionalidad. No podría ser una cuestión arbitraria y estamos viendo cómo construir esa proporcionalidad. (…) La proporcionalidad sería en cuanto a cargo y en cuanto a responsabilidad. (…) A aquellos (jerarcas) que vengan a ocupar un puesto de mayor rango no se les congelaría el salario”, dijo el ministro Jiménez, sin dar mayores detalles.

Según Melvin Jiménez, la intención es que a futuro el Gobierno pueda contar en cargos ministeriales con profesionales que actualmente rechazan ofertas de comandar una cartera por la escasa remuneración que percibirían en comparación con sus rentas producto del ejercicio profesional privado.

“No le puedo negar que hubo algunas personas que no pudieron acercarse al Gobierno (de Luis Guillermo Solís) porque los salarios no eran competitivos en relación al que ellos ya tenían en el sector privado”, reconoció el ministro Jiménez.

El jerarca de la Dirección General de Servicio Civil, Hernán Rojas, dijo que la desproporcionalidad entre el sueldo de los ministros y el de sus subalternos es una decisión política, pues la remuneración de los primeros la fija la Autoridad Presupuestaria, que responde al Poder Ejecutivo y no al Servicio Civil.