Obispos católicos habrían querido que exdiputado siguiera en el Vaticano

Por: Alexandra Araya M. 17 junio, 2014
Fernando Sánchez, exdiputado del PLN, fue nombrado en el Vaticano por la administración Chinchilla, hace casi cuatro años. | ALBERTO BARRANTES
Fernando Sánchez, exdiputado del PLN, fue nombrado en el Vaticano por la administración Chinchilla, hace casi cuatro años. | ALBERTO BARRANTES

El gobierno de Luis Guillermo Solís decidió sustituir al actual embajador en el Vaticano, Fernando Sánchez, quien gozaba del agrado de los obispos de la Conferencia Episcopal.

El cambio lo confirmó ayer el canciller Manuel González Sanz, al tiempo que también anunció variantes en las embajadas de China, México, Francia y los organismos internacionales con sede en Ginebra, Suiza.

Sánchez, exdiputado del Partido Liberación Nacional (PLN) en el último gobierno de Óscar Arias, fue designado hace casi cuatro años en el Vaticano por la administración de Laura Chinchilla.

Durante su periodo, propició la negociación de un concordato que defina, en blanco y negro, la relación del Estado costarricense con la Iglesia católica. Ese tratado todavía está en discusión.

El obispo de Cartago, José Francisco Ulloa, reconoció que existió el deseo por parte de la Conferencia Episcopal de que Sánchez continuara en el puesto, debido a la labor que ha desempeñado.

“Creemos que los convenios que se han tramitado han sido importantes (...). Estos han favorecido a Costa Rica”, dijo el prelado, quien consideró que Costa Rica ha tenido una relación “fluida y ágil” con la Santa Sede durante su gestión.

Ulloa dijo que no existió un pedido formal por parte de la Conferencia Episcopal al Gobierno en torno a Sánchez: “Que yo sepa, no ha existido una solicitud formal, pues siempre se les informa a todos los obispos y no he recibido ninguna comunicación de parte de la Conferencia sobre una solicitud al señor presidente, pero sí nos hubiera gustado que continuara”.

Por su parte, el canciller aseguró que, tanto en el Vaticano como en las otras legaciones donde habrá cambios, los nuevos representantes son funcionarios de confianza y no de carrera.

Agregó que la instrucción del presidente Luis Guillermo Solís es que “no hay compromisos, amarras, ni nada escrito en piedra”.

Satisfecho. Consultado por este medio, Sánchez dijo que todavía no ha recibido comunicación alguna de los jerarcas de este Gobierno. Añadió que el excanciller Enrique Castillo le comunicó que sus funciones se extenderían hasta el 8 de julio y que, hace dos semanas, el Servicio Exterior le envió recordatarios de que su misión el próximo mes, para que coordine el traslado del menaje y la compra de pasajes.

Para él, las relaciones con el Vaticano han sido positivas en los últimos años, pero aconseja continuar con su fortalecimiento.

Subrayó que se les debe dar seguimiento a los acuerdos de cooperación en temas como investigación médica y formación de profesionales de la salud.

También cree importante insistir en las gestiones para lograr que se concrete una visita del papa Francisco a Costa Rica.

“El trabajo, que se ha hecho a conciencia, ha sido de mucho esfuerzo. La embajada principal ante la Santa Sede puede ser definida como excelente; el acceso ha sido muy fluido.

”Hemos logrado un primer acuerdo de cooperación con la Casa Alivio del Sufrimiento, el Hospital del Padre Pío. Lo firmamos y ya está en ejecución y estamos trabajando en nuevos acuerdos”, comentó.

En el gobierno de Arias (2006-2010), Sánchez fue cuestionado por firmar, junto al exvicepresidente Kevin Casas, el polémico memorando para combatir a los opositores al TLC.

El Gobierno también decidió sustituir al embajador ante Estados Unidos y pidió el beneplácito para el exprecandidato del PAC, Román Macaya.

Nota del editor: esta noticia fue actualizada a las 10:50 a. m.