Venta de bonos a China por $1.000 millones está lejos de concretarse

Por: Esteban Mata Blanco 16 diciembre, 2015
El ministro de Hacienda, Helio Fallas, alertó a los diputados sobre la urgencia de aprobar nuevos impuestos y el plan de ley contra fraude fiscal, para que el Banco Mundial y el BID aprueben préstamos por cerca de $1.000 millones para financiar los gastos del Estado. | RAFAEL PACHECO
El ministro de Hacienda, Helio Fallas, alertó a los diputados sobre la urgencia de aprobar nuevos impuestos y el plan de ley contra fraude fiscal, para que el Banco Mundial y el BID aprueben préstamos por cerca de $1.000 millones para financiar los gastos del Estado. | RAFAEL PACHECO

“Es una emergencia fiscal”, afirmó el ministro de Hacienda Helio Fallas, quien asegura que la cobija, ahora sí, no da para más, y que ante la dificultad de que China compre $1.000 millones en bonos de deuda, el país debe aprobar impuestos para que el Banco Mundial y el BID presten dinero.

Fallas dijo que, de lo contrario, la reserva de dinero que proviene de la colocación de los llamados “eurobonos” se acabará, y, simplemente, no habrá fondos para solventar los gastos del Estado, entre ellos el pago del servicio de deuda y salarios.

El ministro Fallas recorrió, la tarde y noche del lunes, los pasillos de la Asamblea Legislativa junto a la contralora general, Marta Acosta; el viceministro de la Presidencia, Luis Paulino Mora, así como los funcionarios del Banco Mundial (BM), Fabrizio Zarcone, y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Rodrigo Parot.

La intención era tener mayor credibilidad frente a los diputados sobre los apuros económicos que afronta el Estado.

El gobierno de Luis Guillermo Solís tenía entre sus planes el financiamiento del gasto por medio de la compra de bonos de deuda por parte de China.

Esta operación planteaba el ingreso de $1.000 millones a bajo interés. Sin embargo, China no contesta; ni siquiera da señales sobre la propuesta tica.

Ese plan surgió luego de la visita del presidente Solís a su homólogo asiático Xi Jinping, en enero pasado.

Actualmente, China tiene el 1,7% del débito gubernamental tras la emisión de $300 millones adquiridos entre el 2008 y el 2009 a 12 años plazo, según Hacienda y el Banco Central. Esto se obtuvo luego de la negociación secreta del gobierno de Óscar Arias, en el marco de la normalización de relaciones diplomáticas en el 2007.

Hoy, el Gobierno busca refinanciar el gasto público, desde salarios hasta el funcionamiento de servicios públicos por medio de la colocación de más bonos chinos. No obstante, en momentos, el mercado internacional exige a Costa Rica un interés más alto a cambio de comprar títulos de deuda costarricense, luego de subir su categoría de riesgo.

Sin embargo, China calla, y ese silencio desvela a Fallas, quien considera como “plan B” el financiar el gasto a través de préstamos del BM y del BID.

Respaldo condicionado. Pero estos organismos internacionales exigen medidas de contención del gasto y al menos una señal de avance de una reforma fiscal.

Según Fallas, es vital la aprobación de la reforma del impuesto de ventas, para que pase a ser un impuesto sobre el valor agregado que suba de 13% a 15%.

Las bancadas de los partidos Liberación Nacional, Unidad Social Cristiana y Frente Amplio no terminan de convencerse de la alerta de Fallas. Antes de aprobar nuevos tributos, exigen señales de austeridad y la aprobación de proyectos de ley relacionados con la contención del gasto y el ordenamiento del empleo público.