Por: Esteban Mata Blanco 11 agosto
Francisco Molina, directivo del BCR
Francisco Molina, directivo del BCR

Francisco Molina, director del Banco de Costa Rica, asegura estar a la espera de que la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) aclare la causa de la transferencia por ¢4,5 millones que recibió proveniente de una cuenta de Crhoy.

Molina sostuvo que fue el primero en denunciar la anomalía en el Banco y que confía en que se determine si hubo un error de sistema en la transferencia hecha por el Banco BCT al BCR, para evaluar posibles medidas legales.

"Lo único que le puedo decir es que eso tiene cara de novela", aseveró el directivo durante una entrevista con La Nación en la que indicó haber recibido un primer giro de Crhoy en el 2011 por servicios de remodelación al edificio de ese medio digital y que el último depósito es una duplicación por error.

El exdiputado del Partido Acción Ciudadana (PAC) se refirió a las explicaciones dadas por el BCT y reclamó que no le han dado acceso al avance de las investigación en el BCR. Este este un extracto de la conversación:

– La transferencia del 2011, ¿en qué fecha se hizo?

– La transferencia que origina el error se procesó el 9 de diciembre del 2011.

– Usted dice que es una transferencia por servicios de remodelación, ¿quién le pagó?

– Crhoy.

– ¿Quién lo contrató?

– Con Crhoy, Leonel Baruch (presidente de Crhoy y del banco BCT). Les ofrecimos los servicios y estuvieron de acuerdo en que se hiciera la contratación. Yo tengo fotos de cuando se hizo la remodelación. Yo decía: '¿qué era Crhoy?' Veía que era una revista electrónica, me parecía una aventura un poco extraña en ese momento.

– Fue una remodelación eléctrica, según usted ha dicho...

– De diferentes cosas, no fue solo eléctrica. Se instalaron techos y otras cosas. Ellos remodelaron, cambiaron vidrios, puertas, pintura, alfombras.

– Usted es abogado, iba saliendo de la Asamblea Legislativa, tuvo que haber hecho contrataciones (de personal).

– Así es.

– ¿A quiénes subcontrató? ¿Hubo ingenieros?

– Subcontratamos. Ellos tenían su ingeniero que hizo todo. Nosotros operábamos algunas cosas.

– ¿Desde cuándo laboraba usted en remodelación? ¿Cuál es su experiencia?

– Yo busqué gente que sabía.

– ¿Cuáles proyectos hizo antes? ¿Cuáles hizo después?

– Ahorita no recuerdo, alguna cooperativa que podría buscar en Naranjo, en Pérez Zeledón, pero..., después decidí salir de ese ámbito, porque es un dolor de cabeza estar en el área de la remodelación.

"A mí nadie me ha denunciado. Mi primer acto fue denunciar esto. Lo denuncié ante el banco mío (Banco de Costa Rica), para hacer una investigación. Le pedí al BCT que hiciera una investigación y le mandé a decir a la Sugef que yo quería que investigaran esa transacción".

– ¿Por qué la sociedad, constituida poco antes de recibir el pago, ahora ya no tiene por objeto la remodelación y construcción, sino la estética?

– Actualmente, mi exmujer la usa en una estética que ella tiene. En esa época no. En su época, nunca fue una estética. Puede tener apenas año y medio de usarse como estética. Esa sociedad se constituyó porque yo venía saliendo de la Asamblea Legislativa, y uno tiene que trabajar. Tenía interés porque es un campo que siempre me ha gustado, pero había que contratar gente. En otro tiempo, yo tenía una empresa que daba servicio de limpieza en alturas y una serie de cosas. Es un trabajo que a mí me gusta.

– Esa sociedad, Vayco S. A., fue creada a principios del 2011 y luego no se sabe de más operaciones, al punto de que se mantiene como patrono inactivo en la CCSS. ¿Por qué?

– El negocio dejó de funcionar y, como mucha gente, tenía la sociedad inactiva.

– ¿El pago (de la remodelación) se hizo por Sinpe?

– Sí, en ese entonces era Sinpe.

– ¿El cliente no era Banco BCT? ¿Fue BCT quien le giró el pago en el 2011?

– Sí. Los bancos lo que hacen es transferir plata.

– ¿No le parece extraño un error que repite un pago seis años más tarde?

– Yo contraté a una gente que hacía las cosas de electricidad y había que pagarles a ellos. Como no es normal que a la gente le depositen plata –lo normal es que a la gente le roben plata, pero no que le aparezca–, mi primer acto fue denunciar esto.

"A mí nadie me ha denunciado. Mi primer acto fue denunciar esto. Lo denuncié ante el banco mío (Banco de Costa Rica), para hacer una investigación. Le pedí al BCT que hiciera una investigación y le mandé a decir a la Sugef que yo quería que investigaran esa transacción, porque la Sugef es un auditor externo que tiene control de todo lo que sucede en el sistema financiero. Entonces, ¿qué mejor que te diga el mismo ente que está al frente de la investigación, más siendo yo un director? La Sugef va a estar más interesada en hacer la investigación".

– ¿Le ha dado plazo la Sugef para dar el resultado de la investigación?

– Aún no. Espero que sea pronto, pero el sistema financiero tiene sus cosas. Mario Barrenechea (gerente general del Banco de Costa Rica) me dijo que yo no podía tener acceso al reporte. A mí me extrañó eso, si yo soy el que está denunciando. Del informe le pedí una copia. Voy a ver si el nuevo gerente me facilita la copia pero, de todas maneras, está la Superintendencia, que va a revisar los reportes de los dos bancos y, si ahí hay algo sospechoso, Javier Cascante (superintendente de entidades financieras) va a ser el primero en denunciar eso. Porque yo soy un director del banco, y hay una cosa en la ley que dice “conozca a su cliente”, pero también dice “conozca a su director”, y la transparencia en el sistema financiero es fundamental.

– En el 2011, las transferencias se hacían por el sistema Sinpe (cuentas de 17 dígitos), ahora se hacen por IBAN (21 dígitos). Se trata de dos sistemas totalmente distintos. ¿Cómo pudo ocurrir, sin intervención humana, que se repitiera el pago, con otro depositante y mediante otro sistema?

– Eso mismo me dijo Mario Barrenechea. El gerente del Banco BCT lo que me explica es que, cuando los sistemas emigran, emigra todo el sistema. No es que hay que volver a registrar todas las cuentas de este país; los sistemas son inteligentes y, aunque las personas hacen transferencias Sinpe, todos van al IBAN, porque el sistema es inteligente y transforma la transferencia. Eso es lo que a mí me explicaron, porque yo no soy experto en eso.

– ¿Usted como directivo de Bicsa y del BCR sabe que se requiere que alguien indexe su cuenta para que se haga el depósito?

– Eso es lo que me dijo el gerente del Banco. Ellos me explicaron que están innovando un nuevo sistema que lo habían puesto a prueba y el caso mío no fue el único.

– ¿Tributó sobre esta transferencia, tiene los recibos de Hacienda?

– Todo. Claro.

– ¿Usted nos facilitaría una copia de las transferencias para arrojar luz sobre el tema?

– Con gusto. Esa en particular, pero tengo que pedirle permiso a Crhoy. Yo se la pido al Banco.

Origen del contrato

– ¿Cómo hizo usted el contacto con BCT para ofrecer esos servicios de remodelación?

– Conozco a Leonel Baruch de hace mucho tiempo.

– ¿Cómo lo conoció?

– En cosas de política y todo lo que tiene que hacer uno.

– Durante la campaña de Ottón Solís, en el 2010, el BCT captó ¢1.000 millones en bonos de deuda del PAC. Usted era el gerente de esa campaña.

– No, fui el tesorero, me ocupaba de organización de territorio.

– A finales del 2010, Leonel Baruch hizo un fuerte lobby en el Congreso para impulsar mociones para modificar el proyecto de ley que se conoció como “banca de maletín”. ¿Usted fue parte de ese lobby?

– No, yo era diputado.

– ¿A usted lo contactó don Leonel?

– Nosotros hablamos con todos los banqueros del país y yo trabajé duramente para que el peaje bancario funcionara.

– Usted recibe una transferencia de BCT en 2011, justo luego de que en el Congreso, a finales del 2010, el PAC presentara 20 mociones redactadas por el banquero del BCT sobre el proyecto de banca de maletín. ¿Usted hizo lobby para BCT y el señor Baruch en la fracción del PAC en esa época?

– Para nada. Nosotros hicimos un estudio fuerte y nuestro interés era que los bancos privados pusieran el peaje bancario.

– Welmer Ramos (excandidato presidencial del PAC) aparece en la sociedad y en la cuenta. ¿Por qué?

– Sí, claro, porque fuimos compañeros cuatro años y queríamos meternos en esta cosa (remodelaciones). En cuatro años, uno conversa cosas a ver en qué se puede meter, pero si quieren vincular proyectos de ley con un trabajo, se lo voy a decir: no, no tiene absolutamente nada que ver.

– Usted dice que fue usted quien alertó a Mario Barrenechea de la transferencia.

– Inmediatamente yo corté la llamada, y estaba a 30 segundos de la oficina de él. Entré a la oficina y aunque no estábamos en los mejores términos, como el que nada debe, a nada le teme, le pedí a él la investigación.

– Es decir, ¿los oficiales de cumplimiento no tomaron ninguna medida? ¿Qué hacían?

– Primero, Mario me dijo que no me iba a dar el informe, pero yo lo voy a pedir, porque es mi prestigio el que está detrás de esto. En un banco del tamaño nuestro, que en una cuenta entre tres o cuatro millones que vienen de otro banco del sistema financiero, me imagino que eso ni se mueve (alertas). Eso debe pasar todos los días a todas las horas. ¿A quién le pongo la denuncia? Al gerente del Banco. Pude habérsela puesto al auditor, pero el auditor es empleado de la Junta Directiva. A mí me parece que Mario, sobre todo sabiendo que no está en buenos términos conmigo, es la persona que me puede hacer la revisión más exhaustiva y sé que me la hicieron.

– ¿Qué le contestó don Mario?

– Inmediatamente, que iban a avisar a Monserrat Alfaro (de la Oficina de Investigaciones Técnicas del BCR) y que iban a proceder de inmediato. Yo entiendo las situaciones que hay detrás. Le envío un correo a Mario con lo mismo que le dije, porque quería que quedara por escrito. ¿No cree que es extraño que una persona denuncie que le depositan dinero?

– Si esa persona siente que va a quedar al descubierto con alguna otra operación...

– No, para nada, para nada, y pedirle a la Superintendencia que vaya al BCT. Le conté a Mónica (Segnini, presidenta del Banco) que iba para la Superintendencia, para que le contara a Javier (Cascante) y, unos días después, responde; eso fue como un jueves. Creo que el lunes me tocó ir a la Superintendencia y le dije a Javier 'quiero que me revisen bien esa cuenta', porque la Superintendencia tiene acceso a los sistemas de los dos bancos. Si la Superintendencia nos demuestra que no hay error, yo tengo que demandar a ver quién fue; y, si no, voy al Ministerio Público. Estoy listo para ir al Ministerio Público, que está listo para abrir cuentas y revisar lo que le dé la gana.

– Como parte de este tema se generó un reporte de operación sospechosa, y usted cuestiona a la jefa de seguridad del Banco.

– Yo la cuestioné porque Mario me dijo a mí que ya tenían el reporte más o menos hecho, que ella no me estaba creyendo, pero que no me lo podía poner por escrito. No me gustó que me dijera Mario eso. Y yo le dije: 'póngalo por escrito, si usted no me cree o le genera sospechas, escríbalo', porque es muy fácil amedrentar a una persona. Y ese día me molesté con Mario y se lo dije: 'Si ustedes tienen una sospecha, que lo pongan por escrito, pero no se vale que me venga a decir a mí, pero no me lo quiera poner por escrito'. Y ese día me molesté con Mario, y lo dije en Junta Directiva. Los sistemas son sistemas.

Caso del cemento chino

– Usted, junto a don Alberto Raven y doña Mónica Segnini, son los directores más críticos del caso Sinocem, ¿cierto?

– Cuando aquí se dice que hay una guerra del cemento, si hubiera una guerra del cemento de verdad, bueno, lo que sigue no se lo puedo decir porque es secreto bancario (...). En esto tengo que sacar a Alberto Raven, porque él ha tenido el cuidado de no opinar.

– Ustedes impulsaron la suspensión del gerente para investigar el caso Sinocem, ¿cierto?

– No puedo hablar de esto. A don Mario (Barrenechea) se le abrió una investigación, y él tiene todo el derecho a que sea privada. Lo que puedo decir es que nosotros, como Junta, no aprobamos créditos. Nosotros, en un momento dado, pedimos un informe profundo, y una revisión del crédito, pero no le puedo hablar de eso.

– Usted nos dijo que se alarmó por la sospecha suscitada cuando le dijeron que el depósito vino de Crhoy, que en estos días ha estado informando sobre el tema de Sinocem y el BCR, donde usted es director. ¿Por qué le alarmó saber el nombre del depositante?

– Cuando a mí me dicen que eso es una pulga... Vea, yo compro lotería y no pego ni terminación, y esa cosa es como, no sé de cuántos millones de transferencias desde el 2011 a hoy, y yo ... vea, yo no tengo por qué no creerle a BCT, pero no puedo entender cómo, en estos días, ¿viniendo de BCT? ... Ahí yo dije, 'no'.

"Lo único que le puedo decir es que eso tiene cara de novela, y espero que la Sugef determine si aquí hubo un sistema que generó los errores estos, porque ellos tienen auditores de verdad, que revisan sistemas. El generador es el BCT, por eso yo fui a la Sugef, porque no me puedo quedar con que el BCT me diga que es una pulga en el sistema y ya".

– El depósito viene de Crhoy, que es el medio que más ha informado últimamente sobre el tema del cemento, y el BCR, donde usted es director.

– Esto es igual que si yo le hubiera hecho un trabajo a Holcim o a Cemex y ahora se replicara eso, es idéntico.

– ¿Por qué le alarmó el hecho de que venga de Crhoy?

–Porque todo el mundo quiere decir que ahí se está comprado gente.

– Pero es evidente que hay fugas de información del Banco.

– Sí, pero vaya a preguntar quiénes fugan; quién fugó esto, ¿fui yo?

– Yo no sé.

– Es evidente quiénes están fugando.

– ¿Fue usted?

– ¿Mi propia transferencia? No. Esto es sistemático.

– ¿Sistemático o de los sistemas informáticos?

– Ha habido algunas fugas muy curiosas. ¿Por qué no se han fugado los informes importantes que hay en el Banco?

– Una pulga en el sistema que repita un pago seis años después, que usted siendo abogado, recibiera pagos por remodelaciones a nombre de una sociedad que se había creado justo al momento de recibir esos pagos, y que se reactive un nuevo giro ahora, justo cuando se filtran, desde el BCR hacia Crhoy, informaciones sobre operaciones bancarias relacionadas con un crédito que usted ha cuestionado públicamente. ¿Cree en las coincidencias?

– No, esto es una novela. A ver, yo antes de ser diputado tuve una empresa de servicios de limpieza en elevado (altura), y yo siempre he estado en cosas que tienen que ver con negocios. Cuando salgo de la Asamblea, tengo que trabajar. No me voy a quedar allí, y no tengo bufete abierto ni nada que se parezca, y me pareció que esta (remodelación) era una línea interesante. Pero no, no es mi negocio.

– ¿Fue una coincidencia?

– Lo único que le puedo decir es que eso tiene cara de novela, y espero que la Sugef determine si aquí hubo un sistema que generó los errores estos, porque ellos tienen auditores de verdad, que revisan sistemas. El generador es el BCT, por eso yo fui a la Sugef, porque no me puedo quedar con que el BCT me diga que es una pulga en el sistema y ya.

– Entonces usted duda de que sea una coincidencia.

– Yo, tengo que decirlo, cuando hago la petición a la Sugef para que investigue esto, es porque no me queda claro nada de lo que está pasando.

Etiquetado como: