Hacendarios rechazó moción que alimentaría pago de 16 años de cesantía

Por: Aarón Sequeira 3 noviembre, 2014
El Directorio legislativo aprobó hacer un plan de movilidad laboral para disminuir la planilla del Congreso. Entre los empleados por cesar habría ujieres, choferes, oficinistas y profesionales. | MARCELA BERTOZZI.
El Directorio legislativo aprobó hacer un plan de movilidad laboral para disminuir la planilla del Congreso. Entre los empleados por cesar habría ujieres, choferes, oficinistas y profesionales. | MARCELA BERTOZZI.

Los diputados de la Comisión de Asuntos Hacendarios frenaron en seco el plan de movilidad laboral en la Asamblea Legislativa el martes, al rechazar el incremento en ¢400 millones de la partida de prestaciones del Congreso.

La propuesta para despedir a 30 empleados, luego de pagarles sus prestaciones, fue aprobada por el Directorio legislativo que pretendía cerrar esas las plazas.

Esta movilidad laboral implicaba que, si un empleado se acogía a ella, se le pagaría un premio de ocho años más de cesantía a los ocho establecidos en la ley.

En vista de que la Administración de la Asamblea no tenía el dinero suficiente para aplicar la movilidad este año, pidió a la Comisión de Hacendarios que aprobara el incremento de la partida de prestaciones, en el proyecto de Ley de Segundo Presupuesto Extraordinario para el 2014.

No obstante, los miembros de la Comisión dudan de la conveniencia del plan de movilidad laboral, pues muchos de los funcionarios que se despedirían están por alcanzar para acogerse a la jubilación.

Dudas. Para Ottón Solís, presidente de Hacendarios, se le da un premio (los ocho años de cesantía extra) a empleados que están por pensionarse, por lo que considera que es mejor esperar a que se jubilen y que ello no implique un gasto mayor para la administración de la Asamblea Legislativa.

Solís añadió que, según el criterio del Departamento de Servicios Técnicos del Congreso, es antirreglamentario abrir una partida (la de las prestaciones del Congreso) que no se incluyó en el Segundo Presupuesto Extraordinario.

Ese plan de presupuesto extraordinario se dictaminó en Hacendarios esta semana y se discutirá en el plenario del Congreso en los próximos días. En total, la liquidación de los 30 empleados costaría unos ¢450 millones.

El diputado Rolando González, del Partido Liberación Nacional (PLN), aseguró que no hay criterios claros para aplicar la movilidad laboral en el Congreso.

“Se tomó la decisión con base en quiénes atendieron la invitación para acogerse a la movilidad, sin que se hubiera abierto formalmente el procedimiento”, dijo.

Sin estudios. El socialcristiano y segundo secretario del Directorio legislativo, Jorge Rodríguez, explicó que aún no existe un estudio técnico que justifique la aplicación de los despidos.

El legislador adujo que un grupo de funcionarios pidió que se abriera el programa de movilidad y la cúpula legislativa accedió.

Sobre la negativa de la Comisión de Hacendarios a aprobar el monto para las prestaciones, Rodríguez aseguró que él no puede cuestionar las opiniones de Ottón Solís ni de Rolando González.

“No entiendo a la comisión. (...) No puedo decirles que estén equivocados, pero la ley dice que cualquiera puede acogerse a la movilidad laboral”, añadió el diputado.

Por su lado, para el director ejecutivo del Congreso, Antonio Ayales, el plan de movilidad beneficia a la Administración legislativa por la baja del gasto en recurso humano. El funcionario añadió que el despido de los 30 empleados se recuperaría en cuestión de siete meses y daría un ahorro total para el Poder Legislativo de entre ¢700 millones y ¢800 millones.