Ministerio Público alegó que no había indicios para acusar a Otto Guevara y Víctor Morales por nexos con importador; informe del OIJ registra 792 llamadas telefónicas entre ellos

Por: Gerardo Ruiz R., Rebeca Madrigal 12 octubre
El fiscal general, Jorge Chavarría, está en la picota desde que este miércoles trascendió que el Ministerio Público le ocultó a la Sala III información sobre múltiples contactos telefónicos entre los diputados Otto Guevara y Víctor Morales Zapata con Juan Carlos Bolaños, así como entre ese empresario y el exlegislador Wálter Céspedes.
El fiscal general, Jorge Chavarría, está en la picota desde que este miércoles trascendió que el Ministerio Público le ocultó a la Sala III información sobre múltiples contactos telefónicos entre los diputados Otto Guevara y Víctor Morales Zapata con Juan Carlos Bolaños, así como entre ese empresario y el exlegislador Wálter Céspedes.

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Chinchilla, pidió al Tribunal de la Inspección Judicial investigar si el Ministerio Público indujo a error a los magistrados de la Sala Tercera al solicitarles la desestimación de una causa por tráfico de influencias contra los diputados Víctor Morales Zapata y Otto Guevara.

El 20 de febrero, la sala penal desestimó el caso con base en una gestión de la Fiscalía, la cual indicó que no halló prueba de que los dos congresistas se aliaran para procurar que el Gobierno reformara el reglamento que limitaba la entrada de cemento extranjero y, así, favorecer al importador de producto chino, Juan Carlos Bolaños.

Cemento chino.
Cemento chino.

En el documento que envió a los magistrados, la fiscala subrogante Berenice Smith declaró que incluso no se pudo comprobar llamadas telefónicas entre Morales y Guevara con Bolaños.

Sin embargo, este 2 de octubre, el director del Organismo de Investigación Judicial, Wálter Bolaños, la desmintió al decir que "la relación telefónica sí existió". Para ello, hizo un recuento de 792 llamadas que hubo entre los tres entre el 1.° de mayo del 2014 y el 30 de junio del 2015.

Para el presidente del Poder Judicial, Carlos Chinchilla, el hecho de que la Fiscalía omitiera ese informe que había preparado el OIJ sobre el caso, pudo inducir a error a la Sala Tercera al desestimar la causa contra los legisladores.

Por ello, pidió separar a Chavarría y Smith de las de las nueve causas relacionadas con el caso del cemento chino.

Dicha medida fue aprobada, este miércoles en la noche, por los magistrados de la Corte Plena mediante votación de mayoría.

El informe del OIJ sobre los contactos telefónicos revela que Juan Carlos Bolaños realizó 93 llamadas a Morales Zapata y que este también le telefoneó en 91 ocasiones. Además, indica que el empresario llamó 342 veces al legislador libertario, quien a su vez lo contactó en 266 ocasiones.

"La resolución de la Sala Tercera que se ampara en los datos aportados por la fiscala Smith Bonilla, igualmente es incompatible con el contenido del informe 876-OPO/UAC/ART-215, que describe y concluye una situación completamente distinta y diferente, toda vez que el reporte citado claramente indica que esa relación telefónica sí existió", señala Espinoza en su oficio.

Llamadas de Juan Carlos Bolaños.
Llamadas de Juan Carlos Bolaños.

Alerta importante

La investigación al Ministerio Público fue confirmada por el presidente de la Corte minutos antes de comparecer este miércoles en la mañana ante la comisión legislativa de Asuntos Hacendarios.

Chinchilla admitió que el oficio enviado por el director del OIJ fue el detonante, pues este advierte sobre una posible ocultación de información esencial.

"Cuando se tratan asuntos de este tipo, yo creo que hay que partir de forma inmediata, no esperar a que se activen distintas alertas porque esta es una alerta más que importante", aseveró el funcionario.

Luego, mediante un boletín de prensa, el Poder Judicial detalló que la pesquisa solicitada por el jerarca judicial pretende terminar "si la Fiscalía General, al negar hechos que constan en el informe (del OIJ), pudo haber inducido a error a la Sala de Casación Penal". La causa se tramita en la Inspección Judicial bajo el número de expediente 17-001598-0031-IJ.

Por otra parte, una vez concluida su audiencia en el Congreso, Chinchilla aclaró que solicitó separar a los fiscales Chavarría y Smith de las investigaciones relacionadas con el cemento chino para "evitar algún tipo de intromisión innecesaria y garantizar el desarrollo correcto y adecuado de los diferentes procesos de investigación".

Horas después, Smith presentó su renuncia al cargo. Mientras tanto, el jefe del Ministerio Público anunció que no se va a separar de las investigaciones pues, por ley, dice, solo él puede investigar a representantes de los supremos poderes y calificó de "anormal" que la solicitud de desestimación de la causa contra los diputados fuera presentada mientras él se encontraba fuera del país.

Sin embargo, en la noche, los magistrados de la Corte Plena acordaron, por mayoría, la separación temporal de Chavarría de las indagaciones.

En dicha gestión, la Fiscalía alegó que las pesquisas no permitían vincular "con un grado de probabilidad razonada" la denuncia contra los legisladores por presunto tráfico de influencias en favor de Sinocem.

Sin embargo, el director del OIJ sostiene que el informe sobre contactos telefónicos sí permite establecer vínculos.

Señaló, por ejemplo, que la desestimación del Ministerio Público indica que no existió relación telefónica entre Bolaños y Zapata cuando la conclusión policial es precisa en señalar que esos contactos se realizaron en 184 ocasiones.

"Es claro que el argumento utilizado por el Ministerio Público para solicitar desestimaciones a la Sala Tercera y a un Juzgado Penal, en cuanto al informe mencionado, es contrario al análisis y conclusiones del informe 876-OPO/UAC/ART-2015.", sostuvo el funcionario.

Luego de la desestimación de la causa contra Morales y Guevara, la Sala III también votó, en marzo pasado, a favor de cerrar la investigación contra el exdiputado Wálter Céspedes, actual asesor legislativo del Partido Unidad, por supuesto tráfico de influencias en favor de Juan Carlos Bolaños. De nuevo, el argumento para tomar esa decisión fue la falta de pruebas para acreditar el delito.

El OIJ aclaró al Ministerio Público que por comunicaciones se refiere a llamadas de voz, desvíos al buzón de mensajes de voz y mensajes de texto.

El Ministerio Público informó el 4 de octubre que la Sala III resolvió reabrir las investigaciones contra Otto Guevara y Víctor Morales Zapata a la luz de nuevas pruebas con relación al caso del cemento chino.

El día 9 de este mes la Fiscalía comunicó que también reabrirá, por existir detalles novedosos en el asunto, las pesquisas contra Céspedes y Bolaños.

Sobre el supuesto ocultamiento de la información de sus contactos telefónicos con Juan Carlos Bolaños, Víctor Morales Zapata alegó que considera pertinente que la información recabada por el OIJ sea analizada y, aunque insistió en que se ha reunido pocas veces con el cementero, sí reconoció que los contactos de ambos por otras vías han sido múltiples.

"Las reuniones son distintas a las comunicaciones que él pudo haber enviado por WhatsApp o por correo, o las llamadas que él realizó. Yo quiero decirle que una de las cosas que no puedo admitir es que se satanicen las relaciones con cualquier ciudadano, ni con él, ni con ningún otro", afirmó.

Otto Guevara también rechazó cualquier tráfico de influencias de su parte a favor de Bolaños y se aferró a la defensa de la apertura de mercados, entre ellos el del cemento, que ha hecho su partido históricamente, como argumento para justificar el incesante contacto telefónico que probó el OIJ entre él y el importador.

"Esta es una lucha del partido y en esa dirección si hay amigos míos que pudieran estar vinculados en el transporte de Uber, no por eso voy a dejar de pedir que se regule Uber, o que si hay amigos míos que quisieran incursionar en energía geotérmica, no me abstendré yo de buscar una modificación que abra el monopolio", subrayó.

Colaboró el periodista Carlos Arguedas.

MORALES ZAPATA: "Jamás las llamadas con ciudadanos se pueden constituir un tráfico de influencias"

Los diputados Víctor Morales Zapata y Otto Guevara rechazaron que los cientos de contactos telefónicos con Juan Carlos Bolaños entre mayo de 2014 y el 30 de junio de 2015, según registros telefónicos recopilados por Organismo de Investigación Judicial (OIJ), se vinculen a un tráfico de influencias.

"Claro que no es tráfico de influencias... jamás las llamadas con ciudadanos o llamadas con cualquier persona se pueden constituir un tráfico de influencias", reaccionó Morales Zapata, a quien se le ha vinculado con Bolaños por sus gestiones a favor del empresario en Casa Presidencial, el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC), la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) y el Ministerio de Hacienda.

"Lo que yo le puedo decir es que el contexto en que se da la relación con Bolaños es un contexto de una enorme lucha comercial e intereses y en ese sentido efectivamente es una comunicación que puede no considerarse normal. Pero si se ponen en los intereses que estaban en juego, vas a entender que había mucha tensión en este caso. Yo como diputado recibía las quejas", dijo Morales.

El informe del OIJ, divulgado este miércoles por el Semanario Universidad, revela que, entre el 1.° de mayo del 2014 y el 30 de junio del 2015, Juan Carlos Bolaños realizó 93 llamadas a Morales Zapata y que este también le telefoneó en 91 ocasiones.

Además, indica que el empresario llamó 342 veces al legislador libertario, quien a su vez lo contactó en 266 ocasiones.

Morales ha negado, en otras ocasiones, que se frecuentara con Bolaños, aunque los intercambios telefónicos evidencian lo contrario.

"En cuanto a que esto constituye una situación contradictoria, no es así. Yo me he reunido pocas veces, pero atendía las quejas ante la claridad que él manifestó de que había intereses del duopolio del cemento, y en ese sentido siempre atendí las llamadas y cuando él llamo y yo no lo puede atender procuro atender las llamadas", argumentó quien hasta hace poco representó al Partido Acción Ciudadana (PAC), pero ahora, por solicitud de la agrupación, se declaró independiente.

Además agregó: "Las reuniones son distintas a las comunicaciones que él pudo haber enviado por Whatsapp o por correo o las llamadas que él realizó".

Sobre la reapertura del caso en el cual se le cuestiona el posible tráfico de influencias, se manifestó dispuesto a someterse al procedimiento y a favor de que se incorpore el registro telefónico que la Fiscalía omitió en una solicitud de desestimación de la causa que fue acogida en febrero de 2017 y que recién se reabrió ante la alerta que emitió el director del OIJ, Wálter Espinoza, sobre la existencia del informe judicial.

"Yo quiero decirle que una de las cosas que no puedo admitir es que se satanicen las relaciones con cualquier ciudadano, ni con él ni con ningún otro", manifestó.

El diputado aseguró que la relación con Bolaños la explicará cuando sea el momento de su comparecencia ante la comisión especial legislativa que investiga el cemento chino.

Una defensa ideológica

El diputado Guevara rechazó que, mientras él realizaba gestiones a favor de cambios en el reglamento del cemento, supiera que Bolaños estaba metido en el negocio, aunque reconoce que son amigos desde 2011.

La primera gestión de Guevara al MEIC para impulsar los cambios al reglamento que al final favorecieron a Bolaños fue en diciembre del 2014, y para el 19 enero del 2015, Bolaños embarcó 7.000 toneladas de cemento sin que los cambios al reglamento estuvieran aprobados.

En medio del tránsito del cemento, el 25 de enero del 2015, Guevara preguntó al entonces ministro Wélmer Ramos, la fecha en la que entraría a regir la propuesta que se encontraba en consulta pública.

Pese a ello, Guevara descartó un tráfico de influencias.

"Esta es una lucha del partido y en esa dirección, si hay amigos míos que pudieran estar vinculados en el transporte de Uber, no por eso voy a dejar de pedir que se regule Uber, o si hay amigos míos que quisieran incursionar en energía geotérmica, no me abstendré yo de buscar una modificación que abra el monopolio", señaló.

El libertario aseguró que no vio la necesidad de inhibirse de realizar cualquier gestión en el tema del cemento, solo por tener una amistad con el empresario.

"Nosotros damos la lucha, independientemente de que haya amigos o no en una actividad económica; nosotros promovemos la competencia... no hay manera en el mundo que a uno lo puedan procesar por impulsar actividades en las que uno cree", defendió Guevara.

El diputado y aspirante a la Presidencia de la República, reconoció que en una ocasión, felicitó al entonces director de Aduanas, Benito Coghi, una vez que facilitó el desalmacenaje de una carga de cemento que trajo Bolaños al país en julio del 2016.

Detalló que fue una llamada en la cual Guevara le daba su apoyo para incluir más personal en Aduanas, si eso facilitaba los trámites en esa Dirección, y que al final de la llamada, lo felicitó por encontrar una solución legal a ese primer embarque de cemento, aunque ese no fuera el eje central de dicha comunicación.