Ministerio Público abrió investigación de oficio y recibió información adicional del BP

Por: Natasha Cambronero 16 noviembre
El 3 de noviembre, agentes de la Fiscalía y el OIJ detuvieron al empresario Juan Carlos Bolaños en Atenas, en un operativo que incluyó siete allanamientos.
El 3 de noviembre, agentes de la Fiscalía y el OIJ detuvieron al empresario Juan Carlos Bolaños en Atenas, en un operativo que incluyó siete allanamientos.

El Ministerio Público abrió una investigación para determinar si el Banco Popular (BP) fue estafado con la línea de crédito que le otorgó a una compañía del Grupo JCB, del empresario Juan Carlos Bolaños, para importar cemento chino.

La causa judicial fue abierta de oficio en las "últimas semanas", informó la oficina de Prensa de la Fiscalía ante una consulta de La Nación, sobre una denuncia presentada por el BP en contra de una empresa de Bolaños.

El órgano acusador añadió que, a su vez, el Banco Popular envió información adicional que fue sumada a la investigación.

"Se trata del expediente 17-000013-033-PE, seguido contra persona ignorada por el aparente delito de estafa. La parte ofendida es la entidad bancaria. La causa se encuentra en la etapa preparatoria de la investigación", informó la oficina de prensa del Ministerio Público.

El 2 de noviembre, La Nación reveló que el Grupo JCB le reportó al Banco Popular y al Banco de Costa Rica (BCR) las mismas importaciones de cemento a la hora de justificar el uso de millonarios desembolsos de dinero provenientes de líneas de crédito.

Por separado, esas dos entidades le giraron a empresas de Bolaños $13,8 millones para traer este producto desde China, entre finales del 2015 y principios del 2016.

El Popular le depositó $4,4 millones a la sociedad Inversiones e Inmobiliaria de Grupo JCB, mientras que el BCR le giró $9,4 millones a la compañía Sinocem Costa Rica.

Después de recibir esos recursos, Sinocem trajo dos embarques de cemento, cada uno con 20.000 toneladas métricas, y un valor aduanal de $2,1 millones. Uno llegó el 7 de abril y el otro el 13 de mayo del 2016.

En total, la sociedad de Bolaños importó 40.000 toneladas con un valor de $4,2 millones (¢2.391 millones).

Luego, el Grupo JCB reportó los mismos dos cargamentos tanto al BP como al BCR para justificar el uso correcto de los recursos de las líneas de crédito, conforme al plan de inversión previamente pactado.

Esos reportes sirvieron para que el Comité de Crédito del Popular descartara que el dinero girado por el banco se hubiese desviado hacia otro fin.

Esta es la forma en que el Grupo JCB le justificó a dos bancos el uso de los préstamos para traer cemento chino, con las mismas importaciones.
Esta es la forma en que el Grupo JCB le justificó a dos bancos el uso de los préstamos para traer cemento chino, con las mismas importaciones.

Así lo dio por cierto el Comité cuando aceptó renegociar el crédito con el Grupo JCB, en abril del 2017, a pesar de que el importador había entrado en morosidad desde febrero del mismo año.

La firma Inversiones e Inmobiliaria de Grupo JCB debía casi $4,5 millones correspondientes a la línea de crédito concedida a finales del 2015. El BP realizó dos remates infructuosos y tenía planeado hacer otro, pero decidió renegociar las condiciones del financiamiento.

El 27 de abril de este año, el Comité de Crédito aprobó una renegociación en la cual requirió dos terrenos adicionales a Bolaños como garantía.

No obstante, el cliente siguió en morosidad hasta que, el 28 de setiembre pasado, el Popular le remató tres propiedades a Bolaños –dos en Santa Cruz y una en Grecia–, por incumplir con el pago del financiamiento.

En específico, el empresario cementero falló en el pago de un desembolso de $4,4 millones que el BP le hizo a la firma Inversiones e Inmobiliaria del Grupo JCB, en julio del 2016.

Anteriormente, él sí cumplió con el pago de un primer depósito de $4,4 millones que el banco le hizo en diciembre del 2015 y que canceló seis meses después.


En su defensa, Juan Carlos Bolaños había dicho sobre el crédito del Popular: "La línea de crédito para capital de trabajo con el Banco Popular era de Inversiones e Inmobiliaria del Grupo JCB, para la utilización en sus actividades comerciales, entre estos el desarrollo de proyectos urbanísticos y la construcción de obra pública con el Estado, por medio de su subsidiaria JCB Constructora y Alquiler S. A.; así como para la compra de materiales de construcción para su consumo, por lo cual es lógico que, en el caso de la utilización para comprar cemento, ambas compañías le van a comprar el producto a su compañía hermana Sinocem y no a la competencia".

No obstante, la versión del importador dista de la que se consignó en las actas de la Comisión Gerencial de Crédito del BP. En estas, se dejó por escrito que el propósito de la línea de crédito del Popular era la importación de cemento desde China.

Actualmente, Juan Carlos Bolaños descuenta tres meses de prisión preventiva por la presunta comisión de cuatro delitos: peculado, tráfico de influencias, denuncia calumniosa y simulación de delito.

A él se le achaca un supuesto mal manejo de las líneas de financiamiento, con un tope de endeudamiento de $30 millones, que le otorgó el BCR a Sinocem para traer cemento chino al país.

Actualmente, la firma debe $25 millones al Banco de Costa Rica.

Junto a Bolaños, seis miembros ligados al Comité de Crédito del BCR también descuentan prisión preventiva, como medida cautelar, en la cárcel de San Sebastián.

Se trata de Mario Barrenechea, gerente general; Marvin Francisco Corrales Barboza, subgerente de Banca Minorista; Andrés Víquez Lizano, subgerente de Banca Mayorista; Leonardo Acuña Alvarado, subgerente de Finanzas y Riesgo; Rodrigo Ramírez Rodríguez, director de Gestión de Créditos; y Gilberth Barrantes Campos, gerente corporativo de Riesgos y Control Interno.

A ellos el Ministerio Público los investiga por el supuesto delito de peculado, bajo hipótesis de que facilitaron la sustracción de fondos públicos con el otorgamiento de esos financiamientos a Bolaños.

Los seis están suspendidos de sus cargos por el proceso judicial en marcha.