Exmandatario rendirá informe a Asamblea Nacional sobre primer año al frente del PLN

Por: Gerardo Ruiz R. 1 abril, 2016
El exmandatario de la República José María Figueres Olsen, fue designado como presidente del PLN el 7 de febrero del 2015 y hasta el 2019; sin embargo podría dejar ese cargo el próximo 2 de abril durante la Asamblea Nacional de Liberación, el máximo órgano partidario. | LUIS NAVARRO
El exmandatario de la República José María Figueres Olsen, fue designado como presidente del PLN el 7 de febrero del 2015 y hasta el 2019; sin embargo podría dejar ese cargo el próximo 2 de abril durante la Asamblea Nacional de Liberación, el máximo órgano partidario. | LUIS NAVARRO

San José

El exmandatario José María Figueres despejará este sábado las incógnitas sobre su futuro político.

Este 2 de abril, anunciará a los asambleístas de Liberación Nacional (PLN) si se mantendrá como presidente del partido o si renunciará a ese cargo para pelear por la candidatura presidencial de esta fuerza política.

El 7 de marzo, a través de su perfil de la red social Facebook, el político dijo que ya tenía una 'decisión tomada' sobre su futuro, pero no adelantó ninguna pista.

Figueres, quien ocupó la silla presidencial entre 1994 y 1998, tendría que renunciar en abril a la presidencia del comité ejecutivo del PLN, si desea postular su nombre para representar los colores verde y blanco en la papeleta presidencial de las elecciones del 4 de febrero del 2018.

Así lo impone el artículo 124 del estatuto del partido, el cual impide ocupar un cargo en el Comité Ejecutivo y, al mismo tiempo, ser candidato a la Presidencia de la República.

Dicha prohibición también aplica para los restantes miembros del Comité Ejecutivo y para los secretarios de los diversos órganos del PLN.

Cuidadoso. Fernando Zamora, secretario general del PLN, es cuidadoso al referirse a la interrogante que persiste sobre Figueres, quien asumió la presidencia de Liberación hace poco más de un año, el 7 de febrero del 2015.

Pese a ser el compañero de Figueres en el liderazgo del partido, Zamora aseguró que, a estas alturas, todavía desconoce si el expresidente va a alargar su permanencia en el Comité Ejecutivo, o va a aventurarse a la precandidatura.

Pese a que se agota el plazo para que Figueres haga su anuncio, falta mucho para que el liberacionismo dilucide el camino que le corresponderá transitar de aquí al 2018. Óscar Arias, otro peso pesado, aún “medita” si va a entrar en la pelea por la nominación presidencial socialdemócrata.

La última vez que Arias aspiró a la Presidencia, en el 2006, ganó la nominación verdiblanca por aclamación, es decir, no tuvo que enfrentarse en una convención a ningún otro precandidato.

“En el caso de que decida quedarse en la presidencia del partido (en referencia a Figueres) me alegraría, porque mantendría conjuntamente con él el liderazgo. Pero, en el caso de que renuncie para ser precandidato, le puedo decir que a todos en el partido nos alegran también las precandidaturas que tengan mérito para asumir la aspiración presidencial de un partido como el PLN. En ese contexto, su aspiración sería bienvenida”, recalcó el secretario liberacionista.

Durante la Asamblea Nacional del PLN de este sábado, que se efectuará en las instalaciones de Pedregal, en Belén de Heredia, Figueres entregará el informe sobre sus primeros 14 meses de labores al frente del partido.

También lo hará el secretario general, Fernando Zamora.

En la agenda también está la presentación del proyecto de reforma de los estatutos del PLN, plan que, sin embargo, no se someterá a votación este sábado.

Por último, José María Figueres tomará la palabra de nuevo para anunciar su futuro político a los delegados.

En enero, trascendió que, en el seno de la Comisión de Reformas al Estatuto del PLN, se planteó modificar el numeral 124 para eliminar el freno que hay a la aspiración presidencial de los miembros del Comité Ejecutivo. Empero, Figueres dijo que no se involucraría en la propuesta de modificación para evitar conflictos.

La convención interna para que el PLN elija a su candidato presidencial se realizará en junio del 2017, por lo que el proceso previo de renovación de estructuras, para integrar la nueva Asamblea Nacional, está a punto de iniciar.

Figueres regresó al país durante las festividades de fin de año del 2011, después de siete años de radicar fuera de Costa Rica.

El escándalo por el caso ICE-Alcatel precedió ese tiempo en el que el exgobernante decidió no volver a Costa Rica.

Tal determinación la echó atrás luego de que la Fiscalía anunciara que había desestimado la causa que abrió en contra de Figueres, por haber recibido, en el 2004, $900.000 de la empresa de telefonía francesa, pago que justificó por haber dado una asesoría a su exasesor, Roberto Hidalgo.