Por: Esteban Mata Blanco 12 noviembre, 2015
El presidente del Frente Interno de Trabajadores del ICE, Fabio Chaves, no garantizó que los periodistas no vayan a ser agredidos durante próximas manifestaciones de empleados públicos, tras las advertencias a los medios de comunicación que realizó hoy durante un llamado a huelga general en octubre.
El presidente del Frente Interno de Trabajadores del ICE, Fabio Chaves, no garantizó que los periodistas no vayan a ser agredidos durante próximas manifestaciones de empleados públicos, tras las advertencias a los medios de comunicación que realizó hoy durante un llamado a huelga general en octubre.

La noche del 26 de octubre, en medio del estira y encoge de las negociaciones del Gobierno con el colectivo sindical Patria Justa, el sindicalista Fabio Chaves aprovechó la oportunidad para pedir que se le dieran permisos especiales con el fin de dedicarse a su actividad sindical y no tener que solicitar autorizaciones al ICE para faltar al trabajo.

El viceministro de la Presidencia, Luis Paulino Mora, no tiene muy claro la hora exacta, pero recuerda la solicitud, afirmando que fue una intervención breve, que no estaba incluida dentro de la agenda de temas a discutir para que el bloque sindical levantara la huelga, que se realizó ese lunes y que afectó parcialmente servicios públicos.

Lo que sí tiene claro Mora es que Chaves se mostró preocupado por tener que pedir permisos para participar en actividades del sindicato, y que externó algunos problemas para obtenerlos, pero aclaró que el tema planteado por el sindicalista se desechó y no se le dio mayor trámite.

Precisamente en esa fecha, ya Chaves tenía encima al gerente corporativo del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), Claudio Dittel, quien le exigía volver a su puesto de trabajo en el Centro de Aprendizaje y Desarrollo Empresarial (CADE), en Sabana Norte.

Al tiempo que Chaves impulsaba y participaba en la huelga y sus consecuencias, en el ICE le exigían reintegrarse a una mesa de discusión de temas estratégicos de la institución.

De hecho, ese día Chaves no se presentó a trabajar, por participar en la denominada "huelga histórica".

La protesta no había tenido el apoyo anunciado por el colectivo sindical Patria Justa, conformado por la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP), y a los sindicatos de Recope, ICE, Japdeva y los municipios.

El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) reportó que solo 1.053 de sus 15.041 empleados se sumaron al movimiento, lo cual representa el 7% de la planilla de esa entidad.

La negativa de Chaves de reintegrarse a su puesto de trabajo se mantiene, al punto de que el 2 de noviembre se le abrió un proceso disciplinario de despido por abandono de trabajo.