Instituto rechazó negociación; alega que conflicto es laboral y no sindical

Por: Natasha Cambronero 8 diciembre, 2015
Fabio Chaves intentó conciliar con el ICE para frenar proceso de despido
Fabio Chaves intentó conciliar con el ICE para frenar proceso de despido

El líder sindical Fabio Chaves intentó conciliar con el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) en dos ocasiones, para frenar el proceso de despido que esa entidad le abrió por un supuesto abandono laboral.

Sin embargo, la Administración del ICE rechazó las gestiones planteadas por Chaves en el Ministerio de Trabajo, en la primera quincena de noviembre.

Chaves alega que el proceso en su contra es un conflicto sindical y, por ende, debe resolverlo un órgano ajeno al Instituto.

“Somos de la tesis de que el ICE no puede ser juez y parte. Ellos ponen la denuncia, llevan el proceso, pero, además, son los que definen. Y los tratados internacionales establecen que un dirigente sindical no lo puede juzgar el mismo patrono porque, entonces, se violentaría el derecho sindical”, dijo Chaves, coordinador del Frente Interno de Trabajadores (FIT-ICE).

No obstante, esa tesis no la comparte el ICE. La entidad considera innecesario acudir a al Ministerio de Trabajo, bajo el argumento de que lo que abrió fue un procedimiento disciplinario ordinario, como cualquier otro.

“La actuación institucional, en este caso, no tipifica como práctica sindical desleal ni discriminatoria, sino que se sustenta en el ejercicio de la potestad disciplinaria que ostentan los patronos cuando sus trabajadores cometen faltas a las obligaciones laborales”, expresó Elbert Durán, director de Comunicación e Identidad Corporativa del ICE.

Dicha entidad inició el procedimiento de despido el pasado 2 de noviembre, según el artículo 81 del Código de Trabajo, el cual establece que es una causa justa de despido el dejar de trabajar durante dos días seguidos, o dos veces el mismo mes.

Según el ICE, Chaves disponía de un permiso para ausentarse de sus labores hasta finales del 2015 para que asumiera la representación del FIT en conversaciones con la Administración, pero él se retiró de la mesa de negociación.

Pese a ello, el sindicalista no volvió a su puesto y, por tal razón, se le abrió el proceso. Esa versión es rechazada por el sindicalista: “Yo tengo un permiso hasta el 31 de diciembre y ellos unilateralmente lo quitaron y eso es un rompimiento contractual”.

Agregó: “No es un tema laboral; la gente tiene que entender que los dirigentes sindicales tienen que atender los asuntos de sus trabajadores y estos no se pueden atender fuera de las horas laborales”.

La dos solicitudes de conciliación fueron gestionadas a nombre de Chaves por la Asociación Sindical de Empleados Industriales de las Comunicaciones y la Energía (Asdeice). El sindicalista dijo que evalúa acudir a otros organismos nacionales e internacionales para hacer “respetar sus derechos sindicales”. Incluso, iría a la vía judicial.