Por: Aarón Sequeira 19 octubre
Melvin Jiménez, exministro de la Presidencia, compareciendo ante los diputados el 19 de octubre.
Melvin Jiménez, exministro de la Presidencia, compareciendo ante los diputados el 19 de octubre.

Con el argumento de que creían en la ruptura del duopolio del cemento y en la necesidad de construir un dique, el exministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, justificó las atenciones del gobierno de Luis Guillermo Solís, desde la propia Casa Presidencial, al importador de cemento chino, Juan Carlos Bolaños.

Bajo juramento ante los diputados, Jiménez afirmó esta noche que él recibió en Casa Presidencial al importador de cemento chino Juan Carlos Bolaños, en febrero del 2015, por solicitud del diputado Víctor Hugo Morales Zapata, quien en aquel momento era una de las figuras más cercanas al presidente Luis Guillermo Solís.

"Lo que don Víctor Morales Zapata me transmitió es que varios diputados, tales y tales, querían una reunión. Yo recuerdo que habló del señor de Limón, Luis Vásquez (del PUSC), de Johnny Leiva (PUSC), don Otto Guevara (Libertario)".

Según dijo, en la reunión Bolaños le habló de la barrera que significaba para él un reglamento del Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC), el cual impedía utilizar producto con más de 45 días de estar embodegado.

"Entramos en temas más jurídicos y le dije que podríamos agendarle una cita con Marvin Carvajal, director jurídico de Casa Presidencial, que le da seguimiento al tema", afirmó.

El diputado liberacionista cuestionó a Jiménez por el hecho de que la cita con Carvajal se le concediera a Bolaños solo dos días después.

"No es raro, porque estábamos muy interesados en que se abriera el duopolio del cemento porque en el plan de gobierno estaba claro intención de generar empleo mediante obra", alegó.

Jiménez alegó que él no tuvo nada que ver en la reforma que permitió la importación de cemento, pues el asunto se le trasladó al entonces ministro de Economía, Wélmer Ramos. "Él me dijo que desde hace rato estaban trabajando en eso y me tranquilicé de que ya un ministro estaba haciendo este trabajo".

"El presidente no estuvo metido. El señor ministro fue el que condujo todo este proceso".

Melvin Jiménez concedió a Bolaños una segunda reunión el 13 de abril, solo tres días después de que la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) le impidió a Bolaños usar cemento chino en el dique de Nosara, una obra que se le había adjudicado.

"Ya directamente se comunica don Juan Carlos a mi despacho, diciendo que era urgente la situación", dijo.

El exministro confirmó que la reunión se efectuó para discutir el impedimento de usar el cemento chino. A la cita fueron convocados también Iván Brenes, presidente de la CNE, Wélmer Ramos y Víctor Morales Zapata.

Jiménez argumentó que ellos tenían interés en que se desarrollara rápido el dique.

Iván Brenes dijo que él se sintió incómodo en la reunión.

Ottón Solís cuestionó a Jiménez por qué llevó al funcionario que impidió usar el cemento frente al quejoso. "Yo funcionaba así, los temas involucrados, fuera quien fuera, los convocaba a todos", alegó.

¿Y por qué incluyó a Morales Zapata? ¿Qué institución administraban el diputado?, le preguntó Solís. "El era el diputado que había estado preocupado por el tema, él me había insistido en el problema. Yo dije es parte de la agenda nuestra que esto no se pare".

La reunión con Holcim

Melvin Jiménez también relató que recibió a personeros de Holcim en Casa Presidencial, quienes externaron preocupación por la posible reforma al reglamento del cemento y alegaron que habría una consecuencia tributaria para las municipalidades donde se produce este insumo, pues reciben un impuesto especial.

Jiménez dijo que no le veía sentido a este último argumento, pues no se gravaba la importación. Además, le hablaron de aspectos técnicos del reglamento dijo. Se habló del pesaje y de los días de almacenamiento.

El nombramiento de Barrenechea

Sobre el nombramiento de Mario Barrenechea como gerente del Banco de Costa Rica (BCR), Melvin Jiménez afirmó que, en el 2014, el entonces presidente del BCR, Rónald Solís, le solicitó una reunión y, en esta, le planteó su preocupación por el cambio de gerente.

Dijo que Solís traía el nombre de Barrenechea y le preguntó si él lo conocía, a lo que respondió que no, pero le agregó que sabía de alguien que podría conocerlo y mandó a llamar a Mariano Figueres, director de la DIS, que finalmente los puso en contacto.

No obstante, el diputado del PLN, Ronny Monge, le hizo ver a Jiménez que Solís dijo anteriormente que, cuando él llegó a la reunión, ya Figueres estaba ahí, por lo que en su criterio las versiones se contradicen.

El exministro insistió en que él le dijo a Rónald Solís que Presidencia no se metería en el asunto, pero que si necesitaban contactar a Barrenechea, le ayudarían.