Por: Gerardo Ruiz R. 20 octubre
La exfiscal subrogante, Berenice Smith, compareció este viernes ante los diputados de la Comisión Especial Investigadora de los Créditos Bancarios.
La exfiscal subrogante, Berenice Smith, compareció este viernes ante los diputados de la Comisión Especial Investigadora de los Créditos Bancarios.

San José

La exfiscal subrogante, Berenice Smith, afirmó que el Ministerio Público puso entre sus prioridades el caso del cemento chino cuando la comisión legislativa, que investiga los préstamos bancarios, empezó a hacer las primeras revelaciones sobre un presunto tráfico de influencia de parte del empresario cementero Juan Carlos Bolaños.

"(La investigación) toma importancia y es raíz del trabajo de esta comisión. Antes sí era un caso importante, pero la Fiscalía tiene casos sumamente complejos, pero la importancia país que ha tomado el asunto con la afectación a la institucionalidad, surge a raíz de los hallazgos de esta comisión", reconoció.

Antes de ese momento, afirmó Smith, el caso se veía en la Fiscalía General, pero en un grado de relevancia menor. Incluso, dijo que recuerda que solo habían cinco casos relacionados directa o indirectamente con el asunto de la importación de cemento chino.

En setiembre pasado, la Corte Plena, compuesta por todos los magistrados, le pidió cuentas al fiscal general sobre la lentitud con la que el Ministerio Público estaba actuando sobre este caso.

Smith renunció a la Fiscalía Subrogante el 11 de octubre pasado, al trascender que a principios del 2017 le solicitó a la Sala III desestimar una causa contra los diputados Víctor Morales Zapata y Otto Guevara, al no haber encontrado suficiente prueba de sus nexos con el empresario Bolaños, pese a que un informe del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) determinó cientos de contactos telefónicos entre los congresistas y el importador.

Sobre este punto, cuestionada por la diputada Patricia Mora, del Frente Amplio, la fiscal rechazó el criterio del fiscal general, Jorge Chavarría –hoy suspendido del cargo por tres meses– de que fue "anormal" que la desestimación se cursara a la Sala de Casación mientras él estaba fuera del país.

"La sustituciones que yo hice al fiscal general por distintas razones, fuera por vacaciones, viajes al exterior, eran de 5 días máximo. Había un plan de trabajo, así es como durante esos nombramientos las labores que yo hacía eran absolutamente todas las que le competen al fiscal, no hubo nada anormal", contestó.

La Comisión Investigadora de los Créditos Bancarios también le consultó a Smith si confirmaba la presencia en la Fiscalía General del letrado Justo Pastor López, quien labora para el magistrado Celso Gamboa, de la Sala III –ambos suspendidos por tres meses mientras la Corte y la Inspección Judicial los investiga– a lo que la abogada respondió que, en efecto, López hizo constantes visitas a la sede del Ministerio Público después de que dejó de laborar en esa instancia y pasó a ocupar un cargo en el despacho de Gamboa.

Más temprano, este viernes, una funcionaria técnica de la Fiscalía, confirmó al foro investigador del Parlamento que el letrado estaba presente el día que ella le entregó al fiscal Ricky González, quien llevaba la causa contra Morales Zapata y Otto Guevara, un documento relacionado con la investigación por supuesto tráfico de influencias contra esos diputados, así como contra el empresario Juan Carlos Bolaños y el exlegislador Wálter Céspedes.

Smith se negó en múltiples ocasiones a responder a los diputados las razones por las cuales solicitó a la Sala III desestimar la primera de esas causas. Lo hizo con el argumento de que está siendo investigada por el Tribunal de la Inspección Judicial, por el presunto ocultamiento a ese alto tribunal de la prueba que el OIJ recabó sobre los contactos telefónicos entre los diputados, el exlegisdor Céspedes y Juan Carlos Bolaños.

Sobre los motivos de su renuncia al puesto, contestó que de ninguna forma debía ser interpretado ese acto como un reconocimiento de culpa por habérsele escondido esa prueba a la Sala III, sino, más bien, como la voluntad de su parte de arrojar transparencia al Ministerio Público y a la Fiscalía Subrogante en momentos en que se ciñe un halo de sospechas sobre la gestión de ese órgano.