Por: Esteban Mata Blanco 16 febrero, 2016
El Presupuesto Nacional del 2016 será discutido a partir de setiembre en la Comisión de Asuntos Hacendarios. | JOSÉ CORDERO
El Presupuesto Nacional del 2016 será discutido a partir de setiembre en la Comisión de Asuntos Hacendarios. | JOSÉ CORDERO

"Ya no huele a caca de gato", dijo satisfecho el diputado del PUSC, Jorge Rodríguez. Solo media hora antes, el olor era tan fuerte que los legisladores debieron dejar de trabajar. Así se resume lo sucedido esta tarde en la Comisión de Asuntos Hacendarios del Congreso, en donde se discutía el proyecto de ley para ampliar un impuesto a favor de la Cruz Roja.

Los legisladores debatían 22 mociones presentadas por el congresista del Movimiento Libertario, Otto Guevara, quien se opone a la votación del denominado "impuesto rojo", una reforma legal que la Cruz Roja pide para inyectar recursos a 33 comités auxiliares.

Afuera, unas 20 unidades de la Cruz Roja sonaban sus sirenas pidiendo que se agilizara la iniciativa.

Adentro, el olor al excremento de gato hacía insoportable el ambiente en la comisión. Por más que disimularan, los congresistas, asesores, técnicos y representantes de la Cruz Roja, arrugaban la cara.

"Era un olor nauseabundo", relató el parlamentario rojiazul Jorge Rodríguez.

La discusión del expediente 19.234 era seria. Guevara defendía sus mociones; sin embargo, la secretaria de la Comisión debió pedir un receso de 20 minutos, mientras se desinfectaba la sala.

El olor no perdonaba y atacaba por igual a los diputados a favor y en contra del plan de ley. Durante el receso, los legisladores del PAC, PLN, PUSC y FA aprovecharon para tomarse un café, en el que no estuvo presente Guevara. Aprovechando el receso, los parlamentarios se pusieron de acuerdo para desechar las mociones.

La sesión se reanudó a eso de las 2:30 p.m. y, aprovechando la ausencia de Guevara, votaron en contra de las enmiendas propuestas por el libertario.

Cuando Guevara acudió a la sesión, ya la peste del gato se había disipado, y 21 de las 22 mociones se habían rechazado, para satisfacción de los representantes de la Cruz Roja.

Consultado sobre el incidente, Guevara recordó que ya se habían dado las alertas de una plaga, que no ha sido controlada en la Asamblea.

"Es sabido desde hace rato, que desde el año pasado, ha habido una plaga de gatos", dijo Guevara.