5 agosto, 2014

¿El monto que cobró (¢277 millones en 8 meses) era el que correspondía al trabajo hecho?

En comparación con los otros profesionales que tenía el partido, lo mío no es nada.

¿En el informe de la Tesorería usted aparece cómo el más caro de los proveedores?

No, por qué, vayan investiguen a Iván Barrantes (estratega de la campaña de Luis Guillermo Solís. Disculpe, he recibido en mi carrera más honorarios que esos.

¿Cuántas solicitudes auntenticó y cuántos contratos redactó en esos ocho meses?

Un montón, todo eso lo tengo documentado, pero en números exactos no lo tengo. Yo le autentiqué documentos a Olvier Pérez, Olga Marta Sánchez y Melvin Jiménez y a don Luis Guillermo Solís. Por un Dios que yo me respaldé de todo eso, porque yo sabía que esto iba a estallar y yo me dije: ‘no, yo me respaldo’.

¿Cómo que usted sabía que esto iba a estallar?

La política es una arena demasiado delicada; yo estando en el partido siempre me he cuidado, en todos los ámbitos de mi vida profesional y no hay mejor forma, que los papelitos hablen. Si algo me van a cuestionar, papelitos hablan. Sabiendo que eventualmente pudiera cuestionarse algo de lo que se hizo, vean aquí están los papeles, firmas fantasmas no existieron; todas las firmas se estamparon en mi presencia.

¿Fue un gasto que se pudo haber evitado?

No era competencia mía.

¿Se pudo evitar?

No voy a contestar esa pregunta, porque no tengo que contestarla. Allá la decisión del Comité Ejecutivo Nacional.

¿El Comité pudo haberle dado a un poder?

Esa es una valoración del Comité Ejecutivo, allá ellos, yo estaba cumpliendo con una instrucción de un órgano superior al cual yo estoy subordinado, como es el Comité Ejecutivo. Yo lo formulé, lástima que no lo hice por escrito.

¿Qué le respondió el Comité?

No hubo respuesta.

¿Nunca le cuestionaron que fuera mucho dinero?

Nunca me cuestionaron eso. Yo estaba cobrando por un servicio. ¿Por qué no contrataron a otro abogado con un salario? No tengo porque responderlo yo.

Etiquetado como: