Por: Esteban Oviedo, Natasha Cambronero 27 junio, 2015

El Congreso se enfrascó, este viernes, en una discusión sin acuerdo sobre la elección del nuevo magistrado de la Sala Primera, la cual tramita casos en materias civil y comercial y los contencioso-administrativos.

Diversos legisladores quemaron el uso de la palabra, entre las 9 a. m. y la 1 p. m., en vista de que ninguno de los recomendados por la Comisión de Nombramientos tiene los 38 votos requeridos para ganar el puesto.

Ellos son Ileana Sánchez Navarro, jueza del Tribunal Contencioso-Administrativo; el abogado litigante Wílliam Molinari Vílchez; y el asesor liberacionista, Sergio Ramírez Acuña.

Gerardo Vargas, jefe del Frente Amplio, dijo que se requerirá de un proceso de negociación fuerte, en vista de que no hay consenso. “Se van a ir descartando candidatos. Liberación debería desistir del suyo, pues está claro que no tiene 38 votos”, dijo Vargas en alusión a Sergio Ramírez.

Antonio Álvarez Desanti, diputado liberacionista, sostuvo que mantendrán su respaldo al asesor legislativo de su partido, mientras tenga opciones.

“Si don Sergio no alcanza los votos, nos veríamos en la obligación de buscar otro candidato”, dijo Álvarez, quien sostuvo que saldrá de la misma terna.