Por: Esteban Oviedo 24 mayo, 2016
El embajador Javier Sancho está preocupado por Gil. | ARCHIVO
El embajador Javier Sancho está preocupado por Gil. | ARCHIVO

Javier Sancho, embajador de Costa Rica en Nicaragua, renunciará a este cargo y al Servicio Exterior luego de 42 años de trabajo.

El diplomático, de 67 años, se acogerá a la pensión a partir del 15 de julio, según confirmó él mismo a este medio.

Sancho llegó a Nicaragua en el segundo semestre del 2012, luego de que Costa Rica careció de embajador en Nicaragua durante dos años, en medio del conflicto por isla Calero.

"Han sido años intensos, de dedicación y compromiso, de logros y sacrificios, en especial para la familia, pero en los que siempre tuve, con la ayuda de Dios como principal guía, los intereses supremos de nuestro país. Regreso a mi país con la tranquilidad de una vida dedicada al servicio de Costa Rica, me retiro con la satisfacción de haber dado mi mejor esfuerzo”, declaró el diplomático desde Managua.

Sancho llegó a Nicaragua con la encomienda del canciller Enrique Castillo de repeler las “campañas” que el Gobierno sandinista orquesta contra Costa Rica en la opinión pública nicaraguense.

El entonces canciller Enrique Castillo describió la labor de Sancho así: “Ser una resistencia en el sentido de que Nicaragua constantemente nos agrede, la prensa nicaraguense constantemente nos agrede. Esta es la primera trinchera (...) tener a alguien, una oficina que sea capaz de responder a la prensa, de hacer las aclaraciones o las refutaciones que sean necesarias".

Sancho, en su lenguaje diplomático, decía que la embajada era un laboratorio político y que las relaciones entre ambos países caminaban, pero podían ser mejores.

También, le correspondió ser embajador cuando, en diciembre del 2015, la Corte Internacional de Justicia falló en favor de Costa Rica por el caso de isla Calero, al considerar que el gobierno de Daniel Ortega invadió territorio costarricense y lo obligó a pagar una indemnización.

Sin embargo, la carrera de Sancho se remonta a los años 70. Ingresó al Ministerio de Relaciones Exteriores en 1974 y ha ocupado cargos como representante ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), embajador en Corea del Sur, embajador en Tailandia, embajador en Brasil, representante ante la Organización de Estados Americanos (OEA) y director de Política Exterior.

En 1974, junto con el embajador Rodrigo Carreras, le correspondió establecer contactos con Cuba para firmar los primeros acuerdos comerciales, deportivos y culturales.

En 1980, también realizó negociaciones con el Gobierno de El Salvador y las guerrillas LP 28 de abril para liberar rehenes y concluir la ocupación de la embajada de Costa Rica.

Asimismo, dirigió la implementación de un puente aéreo, entre La Habana, San José y Lima, para permitir la salida masiva de cubanos hacia los Estados Unidos, desde el puerto de Mariel, en Cuba. Y entre 1978 y 1979, integró el grupo que diseñó la estrategia diplomática frente a las violaciones y agresiones a la soberanía de Costa Rica por parte de la dictadura Somocista, informó él.