Por: Álvaro Murillo 26 marzo, 2015

La Embajada de Estados Unidos emitió ayer una respuesta sobre las declaraciones del embajador de Costa Rica en Caracas, Federico Picado, destituido por la entrevista que brindó de manera inconsulta.

Los encargados de la sede diplomática en San José evitaron referirse en forma concreta a lo dicho por Picado, pero sí lo contradijeron en los temas que él abordó en la entrevista otorgada a este diario.

“El propósito de las sanciones implementadas el 9 de marzo del 2015 es enviar un mensaje claro de derechos humanos y corrupción y hacerlo de tal manera que está dirigido a las personas responsables, no a los venezolanos o la economía”, se lee en la respuesta dada por esa sede ante consulta de este diario.

Picado justificó entonces los superpoderes otorgado al presidente Maduro. “Para responder a las eventuales consecuencias políticas y económicas que se puedan derivar de la implementación de tal declaración, el presidente Maduro, en mi opinión, y guardando términos de proporcionalidad frente la gravedad de la declaración emitida por Obama, debe estar investido de capacidades extraordinarias”, escribió por correo electrónico ante un cuestionario de La Nación .

La legación estadounidense, que carece de un embajador desde junio del 2013, contestó mediante la Oficina de Prensa que “Venezuela necesita más democracia, no menos”. “Sus problemas son internos, no externos. Nosotros (Estados Unidos) no creamos esos problemas. No queremos socavar al Gobierno o la economía de Venezuela. Somos el mayor socio comercial de Venezuela”.

El canciller tico, Manuel González, descartó haber recibido comentarios desde Caracas o Washington.