Por: Ronny Rojas 22 abril, 2014

La Embajada de Estados Unidos omitió informarle a la Cancillería sobre la verdadera misión de un diplomático que vino a Costa Rica para liderar el programa ZunZuneo. Se trata de Joseph Duke McSpedon, un funcionario que recibió inmunidad y privilegios diplomáticos en setiembre del 2009.

Cuando la misión estadounidense pidió la acreditación al Ministerio de Relaciones Exteriores, presentó a McSpedon como el representante de la Oficina de Iniciativas de Transición (OTI, por sus siglas en inglés), una dependencia de la agencia de cooperación de ese país (USAID).

En su nota, la legación no mencionó el proyecto ZunZuneo ni explicó que McSpedon trabajaría en el Programa de Intercambio Latinoamericano (PILA).

Los estadounidenses tampoco comunicaron que dicho proyecto estaba a cargo de la OTI.

Meses antes, la Cancillería les había negado la acreditación a dos funcionarios estadounidenses, al considerar que este programa no cumplía con los objetivos del convenio de cooperación bilateral.

El miércoles pasado, la Embajada dejó ver que la acreditación de McSpedon prueba que el Gobierno tico permitió la instalación del proyecto ZunZuneo en Costa Rica.

“La Embajada no tiene registro de que el Gobierno de Costa Rica haya objetado el proyecto de USAID. De hecho, en agosto del 2009 la Embajada solicitó la acreditación diplomática para un empleado del USAID que trabajó en este proyecto y esta fue otorgada. Tenemos prueba de haber devuelto su carné diplomático en agosto del 2011”, escribió Éric Turner, vocero de la misión diplomática.

Javier Sancho, director de Protocolo de la Cancillería en ese momento, criticó a la legación por ocultar el propósito real de la permanencia de McSpedon aquí.

“Es evidente que hubo una actuación que no corresponde a la buena fe que debe primar en las relaciones diplomáticas. Se le debe informar al Gobierno cuál es la misión que trae el funcionario. En este caso, pareciera que lo hicieron para engañar al Estado costarricense”, dijo Sancho.

Joseph (Joe) McSpedon vino a Costa Rica en 42 ocasiones, entre el 2009 y el 2011, a bordo de vuelos comerciales y privados.