Por: Esteban Mata Blanco 29 enero, 2015

El presidente costarricense Luis Guillermo Solís y su homólogo nicaragüense Daniel Ortega protagonizaron un altercado verbal ayer en la III Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que se realiza en Heredia.

Ortega rompió el protocolo y los acuerdos previos a la cita, al cederle parte del tiempo que tenía asignado para dirigirse al plenario, al líder del Partido Independentista de Puerto Rico, Rubén Berríos.

En su intervención, Berríos aprovechó para solicitar apoyo a la Celac en la lucha que mantiene su agrupación para que la isla sea una nación soberana de Estados Unidos. Así fue el intercambio entre los mandatarios que se dio justo después de la intervención del invitado de Ortega y de que Solís retomara el uso de la palabra :

Luis G. Solís –Agradezco la intervención del excelentísimo señor presidente de Nicaragua, comandante Daniel Ortega Saavedra. Como Presidencia de la Celac me permito indicar que este foro tiene un procedimiento para establecimiento de sus resoluciones, que se construye a partir de consensos y procesos, que son permanentemente concertados por los coordinadores nacionales y los señores cancilleres; y las diferentes posiciones que se adoptan resultan de ese procedimiento. Tomamos nota de las amigables sugerencias y le recuerdo con todo respeto al plenario que es a partir de este procedimiento como ha funcionado la Celac, que es y seguirá siendo lo que constituye la base sólida de los entendimientos sobre los cuales se ha construido esta comunidad. Tiene la palabra...

D. Ortega – Presidente...

L. Solís – ... la palabra el excelentísimo señor presidente de la República de Pana...

D. Ortega – Presidente...

L. Solís – (...) de Panamá...

Daniel Ortega – (...) Presidente, presidente, usted está hablando de procedimientos y usted ha aplicado una serie de procedimientos aquí al iniciar esta Asamblea, donde decidió cederle la palabra a la OEA, el instrumento de colonia de los yanquis. Pero está hablando Nicaragua, como Estado, como nación, la voz de Puerto Rico es la voz de Nicaragua, así que le pido un poco de respeto, presidente. Presidente...

Solís –Sí, señor, con todo gusto, señor presidente. Como ha sido la costumbre en las tres cumbres anteriores, la Presidencia ha invitado a quien ha considerado necesario para informar al proceso regional, así ha sido siempre; hemos respetado la voluntad de su excelencia al invitar al representante que usted incorporó a su delegación. Se ha producido una solicitud de la cual tomo nota, como presidencia pro tempore. Simplemente he hecho una observación respecto a los procedimientos y eso es todo señor presidente, no hay decisión o voluntad ninguna de socavar, ni la voluntad de la República de Nicaragua de incorporar en su delegación a quien estime conveniente, ni tampoco deseo ninguno de irrespetar los entendimientos previos de esta cumbre. Si usted se ha sentido aludido u ofendido, le pido disculpas.

El canciller Manuel González, le restó importancia a la situación, que calificó como “un intercambio de opiniones”.