Por: Esteban Mata Blanco, Esteban Oviedo 18 diciembre, 2015
Edén Pastora asegura que volvería a Costa Rica si le quitan la orden de captura por usurpación. ARCHIVO
Edén Pastora asegura que volvería a Costa Rica si le quitan la orden de captura por usurpación. ARCHIVO

Edén Pastora, el excomandante guerrillero encargado de dragar el río San Juan, reveló con nombres y apellidos quién le ordenó abrir tres canales que dañaron el humedal de isla Portillos, al norte de isla Calero, en la provincia de Limón en los años 2010 y 2013. Lo hizo en una entrevista con el diario nicaragüense La Prensa.

En el caso del primer caño, abierto en el 2010, afirmó que actuó por "una orden del Gobierno". En cuanto al segundo y al tercero, hechos pese a que la Corte Internacional de Justicia había prohibido ingresar a la zona, respondió que las órdenes vinieron del presidente Daniel Ortega.

"Para eso de los caños, ¿la comunicación de usted era directa con Ortega o a través de intermediarios?", le preguntó 'La Prensa' en la entrevista; y Edén Pastora contestó: "El comandante Ortega".

"El presidente Ortega, porque es el estuario", insistió sobre los caños del 2013. "Esto es discutido frente al presidente con toda esta gente, con el vicecanciller, con Virgilio Silva (de la empresa portuaria), con un coronel".

"Yo no ordené nada, yo fui un soldado, yo hice lo que me mandaron, uno, y dos, el Gobierno no se metió en problemas porque el Gobierno actuó conforme los laudos y yo fui mandado, a mí me mandaron a dragar, a mí me mandaron a limpiar el primer caño, a mí me mandaron a limpiar el otro caño en el estuario", añadió.

Pese a que él insiste en que los caños estaban en territorio nicaragüense, la Corte consideró que Nicaragua invadió y dañó el territorio de Costa Rica, en vista de que el tratado limítrofe y los laudos aclaratorios del siglo XIX les otorgan la soberanía de isla Portillos a los costarricenses.

Pastora recalca una y otra vez que él actuó "como un soldado", a las órdenes de su "comandante" y que en ningún momento hubo intermediarios que podrían haber interferido en las decisiones sobre lo sucedido entre los años 2010 y 2013 en Calero.